Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Think it e Ibisum Advocats lideran una iniciativa para evitar el cierre de empresas en situación de concurso de acreedores

La actual Ley Concursal es conocida, sobre todo, por contemplar procedimientos que suelen terminar con la liquidación de las empresas concursadas. Y, claro está, todo lo que eso acarrea:  desempleo, deudas que nunca acaban cobrando  los acreedores ordinarios, etc. que no hacen más que empeorar la coyuntura económica actual. Visto así, es lógico que los concursos de acreedores se asocien a la quiebra y al fracaso empresarial.
 
Pero lo cierto es que no tiene porque ser siempre así. Uno de los mayores aciertos de esta Ley Concursal es que contempla la enajenación de unidades productivas de las empresas en concurso de acreedores.
 
La venta de unidades productivas permite la continuidad de la actividad empresarial
 
Si las unidades productivas de una empresa tienen la posibilidad de cambiar de manos y pasar a formar parte de un proyecto renovado y solvente, el proyecto empresarial goza de una nueva oportunidad. Y eso aumenta la probabilidad de cobro de la mayoría de acreedores comerciales, y  la conservación de los puestos de trabajo. 
 
Cabe añadir que esta acción es cada vez más habitual, especialmente en los Juzgados Mercantiles de Catalunya, los cuales cuentan con el apoyo expreso de la Direcció General d’Indústria de la Generalitat de Catalunya. 
 
Diseño de estrategias empresariales para unidades productivas
 
En este contexto, los despachos Think it e Ibisum Advocats, con una dilatada experiencia en procedimientos concursales y en procesos de viabilidad  empresarial, crean un  nuevo departamento exclusivo para la gestión de venta de unidades productivas. Diseñan las estrategias para la continuidad de las líneas de negocio que siguen aportando valor a su mercado y que no deberían acabar con la liquidación de la compañía.
 
Para ello, cuentan con un equipo de trabajo en el que el valor del grupo es superior a la suma de las individualidades. “Creemos que hoy no basta con ofrecer servicios de abogacía y de consultoría empresarial”, aseguran sus responsables. “Es necesario tener una visión global y experiencia en todos los campos. Más que una empresa especialista, somos un equipo de especialistas que trabajan coordinados”, matizan.
 
Durante estos últimos años de recesión económica han tenido la oportunidad de atender multitud de casos que han conducido al éxito a través de la venta de unidades productivas. Y siguen trabajando para conseguir que el tejido empresarial del país elimine el estigma de los concursos de acreedores y empiece a ver este proceso como una oportunidad de dar continuidad a sus iniciativas y proyectos que, por cierto, y a pesar de que no lo ha conseguido, sigue siendo el espíritu fundacional de la actual  Ley Concursal .
 
Cada vez hay más inversores interesados en adquirir unidades productivas
 
Uno de sus cometidos es el de impulsar la transacción de unidades productivas. Su nuevo departamento aprovecha su red sectorial de clientes para presentarles nuevas unidades productivas de empresas en concurso de acreedores que aumenten su valor en el mercado, mejorando así su productividad y competitividad. Lideran la transacción desde todas las áreas de actuación (concursal, mercantil, fiscal, contable…) y durante todo el proceso de adjudicación,  ofreciendo una rigurosa seguridad jurídica. 
 
“Lo hacemos así”, explican, “porque consideramos que no es suficiente que la ley prevea los mecanismos para que las empresas gocen de continuidad, sino porque además es necesario que el proceso esté apoyado por la visión imparcial y objetiva de profesionales”.
 

 

Think it e Ibisum Advocats

www.ibisum.com

www.thinkitbs.com

938 181 833 / 935 008 808

Contacta con Think it e Ibisum Advocats