Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Oriol Savall y Roser Genescà, abogados y socios de Savall-Genescà Advocats

“La institución del heredero, la sustitución fideicomisaria y el censo enfitéutico han sido tradicionalmente muy importantes en Catalunya”

¿Qué es y desde cuándo se tiene noticia del censo enfitéutico en Catalunya?

El contrato o establecimiento enfitéutico en Catalunya arraigó aproximadamente durante el siglo XIII, cuando comenzó su regulación de forma autónoma al feudo medieval, suponiendo un instrumento jurídico que contribuyó al desarrollo urbano y agrario que, juntamente con la libertad de testar, los capítulos matrimoniales, la institución del heredero y la sustitución fideicomisaria, todas ellas de constatado arraigo en nuestra comunidad, han configurado una equitativa distribución de la propiedad acorde con las necesidades del sustento y desarrollo de la unidad familiar, tanto urbana como rústica. La enfiteusis significó la transformación y mercantilización del antiguo feudo facilitando el acceso a la propiedad, exenta además del componente del vasallaje asociado al feudo. Si el feudo comportaba un sometimiento personal a los antiguos señores, la enfiteusis significó el nacimiento de una forma económica, sin subordinación personal, que aunaba capital y trabajo, en modo societario, entre el estabiliente o censualista y el censatario e enfiteuta. Antiguamente el censualista o señor directo era el único propietario o “dominus” de la tierra establecida, mientras que el enfiteuta o censatario solamente ostentaba un derecho real sobre cosa ajena.Hoy en día es justamente al contrario, el único propietario es el enfiteuta o censatario, antiguamente conocido como “señor útil”, mientras que el censualista es el titular de un derecho real sobre cosa ajena.
De ello hablamos con los abogados Oriol Savall López-Reynals y su sobrina Roser Genescà Savall, socios del despacho Savall-Genescà Advocats SLP y especialistas en derecho civil catalán, no sólo en temas de fincas gravadas con censos enfitéuticos, sino también en casos de derecho inmobiliario, hipotecario, de arrendamiento y sucesorio. Fundado en el año 1943 por el padre de Oriol, Salvador Savall, este despacho familiar se ha caracterizado siempre por un trato cercano al cliente y la máxima dedicación personalizada en los asuntos que ha llevado.
 
-¿Cuáles han sido los cambios más significativos en derecho desde la creación de su despacho?
Los cambios  más significativos han derivado de la aprobación de la Constitución y de los dos Estatuts ; de Compilación de Derecho Civil Especial de Catalunya en 1960, de los distintos libros del Codi Civil de Catalunya, las distintas Leyes de Arrendamientos Urbanos, la Ley de Enjuiciamiento Civil del año 2000, y las Leyes de Censos de 1945 y 1990.  Ello nos ha obligado a actualizarnos, ya que mucha legislación civil y procesal había quedado desfasada tras muchos años sin cambios profundos.
 
-¿Qué opinión le merece la nueva ley de tasas judiciales?
Estamos totalmente en desacuerdo. Esta ley está convirtiendo el derecho de litigio en un derecho para los más pudientes, y es especialmente grave en un momento de crisis como el actual. El artículo 24 de la Constitución, entre otros, garantiza el derecho a la tutela judicial efectiva y creo que no es una buena manera de financiarse el Estado, el cual debería ser más eficiente en ahorrar costes pero no a base de dificultar el acceso a la vía judicial aplicando tasas.
 
-¿Qué peculiaridades tiene el código civil catalán en derecho inmobiliario o hipotecario con respecto al resto de España?
En Catalunya, las instituciones del derecho civil propio están muy arraigadas. El derecho civil catalán, con la institución del heredero, las sustituciones fideicomisarias y los censos enfitéuticos ha creado a lo largo de un extenso periodo de la historia, de más de 500 años, un tipo de transmisión y de utilización de la propiedad distinto al del resto de España, que ha permitido que no tengamos minifundios ni latifundios. En Catalunya ha habido una transmisión de la propiedad troncal, dentro de las familias, que ha permitido una dimensión de la propiedad rústica que se ajusta más a la idiosincrasia catalana. En cuanto a la propiedad urbana debemos agradecer que la tenemos, en parte, gracias a la institución de los censos enfitéuticos que permitió el acceso a la propiedad a gente sin medios para ello, sobre todo en la ciudad de Barcelona, cuando salió de sus murallas y la gente sin dinero pudo acceder a una parcela para construir su propia vivienda.
 
-¿Y en cuanto al derecho sucesorio?
Hay muchas y variadas, como por ejemplo que en Catalunya la cuantía de la legítima representa una carta parte de la herencia, quedando tres cuartas partes de libre disposición. En derecho común la legítima es un tercio de la herencia. En Catalunya la institución del heredero y la sustitución fideicomisaria han tenido tradicionalmente un gran arraigo.
 
-¿Cuáles son los retos de futuro de Savall Genescà Advocats?
Somos un despacho familiar en el que prima el contacto directo con el cliente, dedicamos mucho tiempo a cada asunto con independencia de la cuantía económica del mismo. Nuestros planes de futuro se basan en seguir aportando éxitos a nuestros clientes con honestidad. Para nosotros es muy importante que el cliente tenga acceso directo al abogado que le está llevando el asunto, por eso no externalizamos nuestros servicios y nunca hemos querido ampliar nuestro despacho para no perder la atención personalizada.

Contacta con Savall-Genescà Advocats