Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Ildefonso Lago y Gonzalo Lago, titulares de Procuraduría Lago

"Los trámites judiciales se podrían agilizar haciendo las citaciones a juicio de forma fidedigna y, si no acudiera el demandado, declarándole en rebeldía"

Procuraduría Lago es un despacho fundado en 1930 por Ildefonso Lago Gestal, elegido por votación entre sus compañeros Decano del Ilustre Colegio de Procuradores, función que ejerció durante 24 años, revistiéndolo de honorabilidad, rectitud, y respeto por las personas e instituciones. En la actualidad dirigen el despacho su hijo, Ildefonso Lago Pérez como garante de dicha incuestionable e inquebrantable filosofía y su nieto Gonzalo Lago Torelló, ambos Procuradores de los tribunales en ejercicio ante los juzgados de Barcelona, además de las zonas del Llobregat y del Besós. Con un gran equipo humano como una de las señas de identidad y orgullo desde su formación, forjado en el transcurso de las décadas con los mejores elementos y medios de los que contemporáneamente se pudieran disponer, la Procuraduría Lago está dotada además de gran responsabilidad y experiencia en las diferentes áreas que actúa.
-¿Cuál es la función de un Procurador?
La función del Procurador es la de representar al justiciable ante los distintos órganos y tribunales de la Administración de Justicia. No es un funcionario, sino un profesional liberal, cuyo trabajo se realiza en simbiosis con el letrado director del asunto, a quien le da puntual envío de las notificaciones y comunicaciones  de los juzgados y recibe instrucciones concretas para la presentación de diferentes escritos necesarios en el desarrollo del procedimiento. El Procurador es pues, un técnico en Derecho Procesal; debe dominar el cauce que se sigue en todos los asuntos, su función es primordial para la recta marcha del mismo y con su firma autentica todas la notificaciones recibidas y los escritos que se envían al juzgado. Cuanta más profesionalidad tenga el Procurador,  menos se le puede tildar de mero transportista de papeles, y más como un especialista imprescindible en la tramitación de los procedimientos judiciales y coadyuvante de dicha administración de justicia.

-¿Cuáles son los requisitos en España para ejercer la profesión de Procurador?
Actualmente en España el Procurador es obligatoriamente licenciado en Derecho, después ha de obtener el título de Procurador, expedido por el Ministerio de Justicia y posteriormente colegiarse donde se desee actuar, dado que la profesión de Procurador está acotada territorialmente por los espacios delimitados por los respectivos colegios profesionales, salvo que actúen en representación de la Administración por razón de su cargo. Finalmente hay un trámite colegial de unas prácticas seguidas en despachos profesionales, para una recta garantía de su trabajo ante los tribunales en representación de sus poderdantes. 

-¿Qué ventajas aportará la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil que atribuye nuevas funciones a los Procuradores?
El Ministerio de Justicia está estudiando conceder actividades que antes se realizaban por los juzgados al Procurador, para descongestionar el trabajo del juzgado, como son citaciones y ciertas diligencias de calle que se le pueden atribuir, encargar o delegar, pero es algo que todavía está en fase de proyecto.

-¿De qué modo, en su opinión, podrían agilizarse los trámites procesales?
Los trámites judiciales se podrían agilizar en la actualidad, sin perder garantías el justiciable, haciendo las citaciones a juicio de forma fidedigna, y si no acudiera el demandado al juicio, declarándole en rebeldía, consiguiendo que el procedimiento transcurriera con más fluidez y rapidez sin perder las garantías procesales que en cualquier momento pueda ejercer.
 Además, ante la oleada de cambios legales y normativos provenientes tanto del ordenamiento interior como de las estructuras legales de la organización supranacional que componen la UE, se hace necesario armonizar y actualizar constantemente el funcionamiento interno del despacho profesional, poniendo siempre a la altura de las circunstancias el equipamiento hacia las nuevas tecnologías mecánicas e informáticas para no bajar nunca la calidad de trato con nuestros abogados, pudiendo ser plenamente conscientes de cómo respiran sus procesos accediendo al programa bajo contraseña exclusiva de cada asunto registrado.

-¿Qué opina de la resolución de conflictos por métodos extrajudiciales como la mediación?
La mediación es un medio de resolución de controversias que bien empleado es interesante y que  está actualmente en auge (de hecho muchos colegios están organizando cursos de mediación para la formación de sus Procuradores) pero con dudas en el aire por parte de los expertos y ciudadanos. La mediación, pese a ser a priori incompatible con la profesión de Procurador, está dentro de los servicios que se ofrecen a los abogados ya que se posee licencia para dirimir también este tipo de controversias.

Contacta con Procuraduría Lago