Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Florencio Cervantes, director de Treballs Verticals Cervantes

"Si la gente supiese en qué estado se encuentran muchas fachadas de Barcelona, iría por la calle con casco"

Lo que hace unos años no era común, la rehabilitación y reforma de edificios mediante los trabajos verticales, es cada vez más habitual. Ya es normal encontrarse a operarios colgados de arneses en fachadas, bajantes y patios interiores mejorando comunidades de vecinos. Florencio Cervantes unió su afición a la escalada y su experiencia de cerca de 20 años como oficial albañil para crear hace un año Treballs Verticals Cervantes.
-¿Qué  servicios ofrece Treballs Verticals Cervantes?
Los mismos que cualquier empresa de rehabilitación y mantenimiento de edificios, pero a través de servicios verticales: trabajos en fachadas, cambio de bajantes, claraboyas, impermeabilizaciones, reparación de tejados, pintura en fachadas, limpieza de cristales, poda de árboles, instalación de publicidad, construcción de rocódromos o bulders...
-¿Pero sólo se recurre al trabajo vertical cuando no se puede montar un andamio o cuándo son puntos de difícil acceso?
Ya no es así. Es cierto que hay partes del inmueble donde sólo se llega verticalmente, pero hoy por hoy se pueden hacer, mediante los servicios verticales, los mismos trabajos que con un andamio. Además tiene ventajas. Es más seguro, ya que no es necesario tener un andamio montado, lo que facilita el acceso a los pisos desde el exterior de personas no deseadas. Supone menos trasiego para los vecinos y tal vez la más importante es que  es más económico, al no tener que montar grandes estructuras, ya que con una planta de andamio y una malla es suficiente como cordón de seguridad para los transeúntes.

-¿Y se trabaja igual de bien colgado de un arnés que en un andamio?
Si el profesional es bueno, puede hacer las cosas igual de bien. Nuestro perfil de empleado es un oficial albañil de primera que aprende a escalar o que tiene cierta experiencia.

-La seguridad es importante. ¿Qué medidas toman?
Es fundamental, tanto para el operario como para la gente que vive en ese inmueble y para los peatones que pasan por la calle. Nuestros trabajadores llevan doble anclaje, chapas de escalador, sujetamos los colgantes perforando paredes con tacos especiales reforzados con resinas, etc. También somos muy cuidadosos con los vecinos del inmueble o los transeúntes, creando para ellos espacios de seguridad.

-¿Cuál es la intervención más común?
Trabajamos mucho reparando balcones en los que, por el paso del tiempo, se ha quebrado el hormigón y ha empezado a caer a la calle a trozos. Esto es muy común y si la gente de Barcelona supiese en qué estado se encuentran muchas fachadas, iría por la calle con casco. A menudo ocurre que los balcones son un primer síntoma del mal estado en que se encuentra un edificio; conforme vamos bajando vemos que hay grietas, bajantes rotos, humedades, etc.

-O sea que en las viviendas de Barcelona se ha hecho, por lo general, poco mantenimiento...
No se puede generalizar, ya que hay algunos administradores que nos llaman periódicamente, cada seis meses o cada año, y hacemos una revisión general cambiando aquello que creemos que puede dar problemas. Debería ser así porque cuando ocurre un incidente, que caiga un trozo de balcón a la calle por ejemplo, el tema se complica con la llegada de los bomberos, las denuncias a la comunidad, las inspecciones, las multas, etc. Es mejor no llegar a ese punto.

-¿Qué planes de futuro tiene Treballs Verticals Cervantes?

Continuar trabajando bien y manteniendo la confianza de nuestros clientes, que cada vez nos llaman más porque solventamos sus problemas de una forma rápida, eficiente y cómoda para ellos.

______________
Una silla de trabajo en las alturas
Su experiencia como escalador le sirvió a Florencio Cervantes para diseñar un modelo de silla de trabajo propia que utilizan los cinco operarios de su empresa. La silla mide 1,20m de largo y, además de sentarse en ella, el operario tiene a cada lado dos huecos de 40 cm en los que puede encajar las gavetas. De este modo, en un gaveta vierte o amasa el cemento y en la otra tiene los vierteaguas necesarios para reparar un balcón. También puede utilizarla como recipiente para colocar los escombros o como soporte para los cubos de pintura. La silla además cuenta con diversos anclajes en los que el oficial puede colgar, mediante cuerdas, sus herramientas, de manera que si se le caen están sujetas y no llegan al suelo.

Contacta con Treballs Verticals Cervantes