Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Gaceta de los Negocios

Javier Lanas González, Dr. Ciencias Químicas

El mortero de cal en la restauración del patrimonio arquitectónico

El mortero es uno de los principales productos de construcción empleado a lo largo de la historia y en nuestros días. Sus aplicaciones y usos son y han sido muy diversos, abarcando desde funciones estructurales hasta meramente decorativas.
Tras la aparición del cemento y el “boom” que experimentó el uso del cemento Pórtland, la cal y el mortero de cal disminuyeron su presencia en el mundo de la construcción, llegando prácticamente a desaparecer o limitándose a aplicaciones muy puntuales y concretas. Ha sido desde finales del siglo pasado cuando el mortero de cal ha vuelto a tener cierta presencia. En la restauración/conservación del Patrimonio Arquitectónico, la cual ha adquirido una importancia indudable en el contexto de nuestra sociedad en las últimas décadas, es donde el mortero de cal ha encontrado su papel en el mundo de la construcción actual.
Por ello es conveniente, e incluso a veces necesario, el empleo de morteros de cal en procesos de restauración de obras monumentales de interés histórico-artístico. De hecho, centros internacionales como ICOMOS (“International Council on Monuments and Sites”) o ICCROM (“International Centre for the Study of the Preservation and Restoration of Cultural Property”) dedicados a la restauración del Patrimonio, han recomendado el uso de estos morteros de restauración o de rejuntado (“repair mortars”) basados fundamentalmente en la cal debido a su similitud en composición y propiedades con los originales.
Los morteros de cal presentan, frente al mortero de cemento, ciertas ventajas, como la menor cantidad de sales solubles aportada (evitando daños importantes en el sistema conjunto piedra/mortero originados por ciclos de cristalización y/o hidratación), la mayor compatibilidad con los procedimientos de construcción y materiales utilizados antiguamente desde los puntos de vista químico y mecánico y, por último, la, hasta cierto punto, mayor deformabilidad bajo determinadas condiciones mecánicas.
Por otro lado, cabría hablar asimismo las ventajas estéticas del uso de este tipo de morteros en procesos de restauración/rehabilitación.

Contacta con Universidad de Navarra