Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Montse Julià, Directora del CCE Montessori-Palau

"Nuestro Departamento de Innovación trabaja constantemente en todo lo relativo a la tecnología educativa"

Incorporar los conceptos de ‘innovación’ y optimización de los recursos disponibles en el ámbito educativo es prácticamente una de las premisas que toda escuela debe incorporar en su día a día, ya que la capacitación y aptitudes de los alumnos se multiplican notablemente. Este es uno de los rasgos clave del CCE Montessori-Palau, que más que una escuela convencional, es un Complejo Cultural y Deportivo.
¿En qué ejes se fundamenta su filosofía educativa?
Aplicar la pedagogía de la doctora María Montessori nos ha permitido integrar la formación humana con los contenidos académicos y ello desemboca en un crecimiento global del alumno. Nos basamos en tres grandes ejes: proporcionar una atención personalizada, garantizar “un ambiente preparado” para el crecimiento de los alumnos según las etapas de desarrollo y dar una gran importancia a la formación de nuestros profesionales, que es clave a la hora de aplicar nuestras ideas y métodos pedagógicos.

-Su Departamento de Formación e Innovación tiene un papel muy importante, ¿no es así?
Nuestra vocación por innovar nos lleva a mantener contacto con diferentes escuelas europeas y norteamericanas y a buscar aquello interesante que puede haber en diferentes programas de enriquecimiento instrumental y cognitivo. En el ámbito de la gestión se busca constantemente la mejora de la eficiencia en todos los procesos y, por ello, el centro está inmerso en un proceso de trabajo según el modelo EFQM. Desde este departamento se trabaja constantemente en todo lo relativo a la tecnología educativa y en la formación del personal.

-Van más allá de ser un mero centro educativo, habiendo construido un amplio complejo deportivo y cultural. ¿Por qué?
Disponer de estas infraestructuras resulta indispensable para garantizar el trabajo del cuerpo, tanto en los aspectos físico-deportivos como en lo referido a la relación cuerpo-mente, el desarrollo de la creatividad, la capacidad de afrontar y superar obstáculos, la educación de la sensibilidad o el autoconocimiento de los propios límites.

-¿Qué beneficios les aporta este tipo de educación tan innovadora a sus alumnos?
Pensamos que nuestro trabajo ayuda a potenciar el espíritu crítico y la sensibilidad de nuestros alumnos y el hecho de estar acostumbrados a gestionar su tiempo, a planificar sus objetivos y a trabajar de forma cooperativa. Estamos convencidos de que les da una mayor capacidad para intervenir en la optimización de aquello en lo que se ven implicados.

-¿Cómo se adecúan estos rasgos a cada una de las etapas educativas que cubren?
En Educación Infantil el trabajo va encaminado a la relación con uno mismo, al desarrollo del yo, por lo que el estilo de trabajo se centra en la interacción alumno-profesor, alumno-materiales. En Primaria se sigue trabajando este aspecto pero se procura desarrollar la relación con los demás y con su entorno. En la Educación Secundaria este trabajo se lleva a cabo potenciando mucho más las estructuras cooperativas.

-¿Qué retos de futuro persiguen materializar en lo que queda de curso escolar?
Seguimos trabajando para mejorar las programaciones y la capacitación de los equipos de trabajo para poder hacer realidad nuestra idea de que los alumnos tengan una experiencia educativa que también sea agradable. Por esta razón, revisamos y transformamos nuestras instalaciones de forma que procuramos crecer para mejorar. En estos momentos, estamos en plena construcción de un nuevo edificio para los alumnos de 12 a 15 años, que nos permitirá implementar el empleo de las TIC e incorporar espacios destinados al trabajo experimental como aulas-cocina o nuevos laboratorios.  

Contacta con CCE Montessori-Palau