Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Nuevas esperanzas para los pacientes con cáncer de páncreas avanzado

Este tipo de cáncer representa la cuarta causa de muerte por cáncer en el mundo

El pasado mes de octubre, la revista Journal of Clinical Oncology publicó los resultados favorables de un estudio clínico de paclitaxel unido a albúmina en combinación con gemcitabina para el tratamiento de estos carcinomas.
En España, cada año se diagnostican 4.000 casos de cáncer de páncreas, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). A juicio de los expertos, estas cifras son menores de las que se registrarán dentro de unos años, puesto que la incidencia de la patología ha ido en aumento desde mediados del siglo XX y seguirá haciéndolo.

    Un estudio publicado en la revista Journal of Clinical Oncology se suma a los avances en la investigación sobre cáncer de páncreas  desarrollados en los últimos años en base al conocimiento pormenorizado de la biología molecular del tumor, lo que ha permitido entender mejor la genética del cáncer y diseñar terapias individualizadas.

    Según el Dr. Josep Tabernero, Jefe de Sección de Tumores Gastrointestinales del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, el conocimiento molecular del carcinoma pancreático y del funcionamiento de esta enfermedad ha permitido la identificación de diferentes vías y dianas fundamentales para el funcionamiento celular, mostrando beneficios en el control de la enfermedad avanzada.

    El Dr. Manuel Hidalgo, investigador del estudio y director del Centro Integral Oncológico Clara Campal (CIOCC), ha desarrollado la plataforma tecnológica en la que se inoculan tumores reales de personas en ratones. Este método de trabajo representa una novedad, puesto que anteriormente el tejido tumoral empleado en las investigaciones se creaba en el propio laboratorio y, por lo tanto, no era exactamente igual que el de los pacientes ni respondía siempre de la misma manera a los tratamientos. “De esta manera es posible evaluar más detalladamente y con mayor fiabilidad el potencial clínico de los medicamentos, así como trasladar los resultados obtenidos en laboratorio de forma directa y precisa a los pacientes”, añade el Dr. Tabernero. Uno de los resultados logrados gracias a esta innovadora plataforma es la creación de paclitaxel con albúmina, una opción terapéutica de quimioterapia sin disolventes, que actualmente está indicado en cáncer de mama metastásico.

Una mayor supervivencia
En la investigación publicada en Journal of Clinical Oncology, se analizó la eficacia de paclitaxel con albúmina en combinación con gemcitabina en el tratamiento del cáncer de páncreas avanzado previamente no tratado. Para ello, se administró dicha terapia a 67 pacientes que reunían este perfil con el objetivo de determinar la dosis recomendada frente a este tipo de carcinoma. Los resultados obtenidos destacaron cómo paclitaxel con albúmina en combinación con gemcitabina aumenta la supervivencia global a 12,2 meses en pacientes con cáncer de páncreas avanzado.

    Otro de los indicadores del estudio fue la expresión de la proteína acídica secretada rica en cisteína (SPARC) presente en los tumores de páncreas. Resultó interesante comprobar cómo los pacientes con un nivel elevado de SPARC lograron una supervivencia global significativamente mayor que los que no presentaban dicho nivel, ya que tradicionalmente la expresión de SPARC en el estroma (no así en el tumor) se ha asociado a una pobre supervivencia. Este dato pone de manifiesto un mecanismo de acción de paclitaxel con albúmina, que puede desempeñar un papel en este resultado.

    Actualmente, los datos se encuentran en proceso de confirmación a través de un ensayo internacional aleatorizado en fase III con paclitaxel con albúmina más gemcitabina frente a gemcitabina como terapia única en pacientes con cáncer de páncreas metastásico. En este trabajo participan 842 pacientes, de los cuales 550 están siendo estudiados actualmente.

    Hasta la fecha, se han conseguido resultados positivos y la combinación demuestra un perfil de buena tolerancia. La finalización del estudio se prevé en los próximos tres o cuatro meses, tras los cuales se determinará el potencial clínico de paclitaxel con albúmina en el tratamiento de cáncer de páncreas avanzado.  

    Si los resultados confirman la eficacia de paclitaxel unido a albúmina para el tratamiento del cáncer de páncreas, este medicamento podrá convertirse en tratamiento útil para superar las limitaciones de las terapias actuales, representando así un gran avance científico y una nueva esperanza para los pacientes con enfermedad avanzada al ampliar su supervivencia.

________________________
Compromiso con el paciente
Las buenas expectativas clínicas depositadas en paclitaxel con albúmina animaron a los investigadores al desarrollo de diferentes líneas de investigación en terapias dirigidas al abordaje de diferentes cánceres, como el cáncer de mama metastásico, de pulmón de células no pequeñas, el melanoma maligno, el cáncer de páncreas y el gástrico.

    Hoy en día son muchas las compañías que hacen del progreso médico su prioridad. Entre ellas, Celgene, empresa biofarmacéutica global comprometida con la investigación, el desarrollo y la comercialización  de terapias innovadoras para necesidades médicas aún no cubiertas en el tratamiento del cáncer y las enfermedades inmunológicas.

    Para esta biofarmacéutica estadounidense, invertir en el desarrollo de moléculas que puedan suponer nuevas esperanzas o la mejora en la calidad de vida de los pacientes que sufren de cáncer incurable y otras enfermedades es su mayor responsabilidad. Prueba de ello es que la inversión de la compañía en investigación y desarrollo representa más del 30%, cifra que es más del doble del promedio del sector.

    La apuesta por la I+D de Celgene también se plasma a través de la creación del centro de investigación Celgene Institute for Traslational Research Europe (CITRE), ubicado en Sevilla. Ésta es la primera empresa dedicada exclusivamente a la I+D+i que la compañía crea fuera de Estados Unidos.

    CITRE es una empresa española de capital privado estadounidense que “centra su actividad en la Investigación Traslacional de nuevos medicamentos para el cáncer, las enfermedades inflamatorias y terapias avanzadas, para conseguir que los avances a nivel de laboratorio lleguen a los pacientes lo antes posible y de forma personalizada. El paciente es el elemento central de nuestra actividad. Apostar por la I+D es apostar por el futuro, por la salud de las personas y, por tanto, por la sociedad en su conjunto”, afirma José Miguel Ramil, Consejero Delegado de CITRE.