Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Un rayo de sol, oh oh oh

Con la llegada del buen tiempo, las actividades al aire libre de las familias se multiplican exponencialmente. Los días se hacen más largos y ello propicia que padres e hijos pasen más tiempo en la calle, paseando o jugando en el parque, y en playas y piscinas, lugares donde disfrutar de los calurosos días de verano donde no podemos bajar la guardia con el sol, ni respecto a la protección de la piel de los niños y niñas, con cremas solares y ‘aftersun’ de calidad, ni con su salud ocular, protegiendo sus ojos con unas gafas de sol adecuadas.
Todos tenemos muy claras las múltiples recomendaciones que los especialistas hacen a la hora de exponerse al sol: evitar las horas de mayor incidencia de los rayos solares (esto es, entre las 12 y las 16 horas), hidratarse de manera continuada y aplicarse una buena crema solar que nos proteja de los rayos ultravioletas.
    En el caso de los más pequeños, además, debemos intentar evitar su exposición directa al sol, ponerles una gorra que proteja sus cabecitas o incluso dejarles una camiseta puesta en la playa o en la piscina si el sol ‘pica’ mucho. Una vez regresemos de nuestra jornada de playa o piscina, es importantísimo refrescar y rehidratar su piel, especialmente delicada, con un aftersun adecuado, como Ecran Afersun, de la firma Genesse,  disponible en leche o espray y a base de provitamina B5 y aloe vera.
    Incluso para salir a dar un paseo en su cochecito, los más pequeños siempre deben salir de casa habiéndoles aplicado una crema solar con un factor de protección 40 como mínimo. En cuanto a la ropa ideal para esta calurosa época del año, las prendas de los más pequeños debe ser, ante todo, cómoda (sin que le apriete o sin lazos o costuras que les puedan molestar), de algodón o lino, que faciliten la transpiración. Lavar su ropa con un detergente de calidad y aplicando un suavizante que proporcione suavidad y un aroma fresco, como es el caso de Vernel Delicado, también es clave.

Especial atención a los ojos de los peques
Hace no demasiados años, era excepcional ver a un niño o una niña portando sus propias gafas de sol, pero ahora es un hecho cada vez más habitual. Los padres y madres hacíamos caso a proteger del sol la piel y la cabeza de nuestros hijos e hijas, pero no reparábamos en que sus ojos también necesitan protección frente a los rayos solares. A la hora de elegir las gafas adecuadas, los padres han de tener en cuenta que, habitualmente, las gafas de sol homologadas con todas las garantías llevan un sello de la Comunidad Europea, así como una etiqueta que indica qué clase de protección provee y la categoría de su filtro.
    En este contexto, cabe destacar que la firma Cébé, siempre a la vanguardia de la innovación, el diseño y la moda, ha lanzado recientemente una nueva colección de gafas de sol para los más pequeños, que no sólo resulta atractiva y divertida para los niños, sino que además ofrece una alta protección UV, una gran resistencia a los impactos y la tecnología más avanzada en lentes y monturas. Una de las grandes novedades de esta colección es que muchas de sus lentes están fabricadas con melanina, un pigmento que ejerce de escudo natural del cuerpo y que Cébé utiliza para proteger la vista de los chavales.