Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Ahorrar reparando uno mismo pequeños objetos del hogar

Todos podemos arreglar en unos pocos minutos y con sólo unas gotas de pegamento objetos rotos o maltrechos

El cuidado regular, la limpieza y la reparación de los objetos de la casa son indispensables para el buen funcionamiento y desarrollo de la vida cotidiana. Muchas veces, por desconocimiento o pereza, no nos atrevemos a arreglar algunos objetos que, al agrietarse o romperse, tiramos directamente a la basura y reponemos con uno nuevo. Esta es una solución pero ¿por qué no cambiar esta rutina y, de paso, ahorrarnos unos euros? Uno de los pegamentos más utilizados – por su simplicidad en la aplicación, inmediatez y eficiencia - son los adhesivos instantáneos. Con un simple tubo de adhesivo instantáneo como Loctite Super Glue-3 se nos abre un mundo de posibilidades a la hora de recuperar objetos maltrechos.
Loctite Super Glue-3 es un producto apto para la reparación de objetos de multitud de materiales: porcelana, metal, cuero, madera, plástico, caucho, cartón o cristal. Es ideal para pegar una pieza de porcelana de un jarrón, la patilla rota de las gafas, la carcasa de un teléfono móvil estropeado después de sufrir constantes caídas al suelo, el asa de un bolso o la correa de un reloj. Sus aplicaciones son infinitas. En un par de minutos y con sólo unas gotas de pegamento podemos recuperar objetos que creíamos perdidos.
    Primero de todo, es necesario asegurarse que todas las piezas están limpias. Deben limpiarse las piezas con alcohol, comprobando que cualquier pegamento antiguo o grasa haya desaparecido. Una vez las superficies están listas, se aplica el pegamento en las piezas y se presiona levemente. Tan sólo unos segundos después, las piezas quedan pegadas, consiguiendo una unión fuerte, resistente e invisible.

Fórmulas mejoradas
Más allá del pegamento instantáneo original, Loctite Super Glue-3 ha desarrollado diferentes fórmulas mejoradas para adaptarse a cada necesidad y a cada tipo de consumidor. Una de las fórmulas más innovadoras es la del Loctite Super Glue-3 PowerFlex, enriquecida con partículas de caucho, que permite adaptarse a materiales flexibles, como una correa de reloj o unas zapatillas de deporte. Mantiene las mismas propiedades de fuerza instantánea que la fórmula original de Loctite Super Glue-3 y, a su vez, aporta flexibilidad en las uniones, superando uno de los principales inconvenientes de los pegamentos instantáneos.
    Otra fórmula innovadora es el nuevo Loctite Power Easy, para los más inexpertos o temerosos, ya que permite rectificar el pegado en los primeros segundos y, a diferencia de la fórmula original, no pega los dedos inmediatamente.  
    Además, Loctite también cuenta con un producto especial, Loctite Super Glue-3 Limpia Pegamento, que despega objetos mal pegados, quita manchas e incluso separa dedos pegados.

¿Por qué no se pega?
Este es uno de los grandes interrogantes que a veces no sabemos resolver. Si has intentado reparar un objeto roto y no has obtenido el resultado esperado porque se te han vuelto a despegar las piezas, seguramente ha pasado una de estas dos cosas: o bien no has utilizado el adhesivo correctamente (no has esperado el tiempo suficiente, las superficies no estaban limpias...) o bien no has utilizado el adhesivo correcto. Si se ha utilizado el adhesivo de una forma correcta pero las superficies no se han pegado, entonces querrá decir que el adhesivo instantáneo no es el pegamento adecuado y será necesario recurrir a adhesivos más específicos como los adhesivos de montaje No Más Clavos, Pattex Repair Extreme o alguna de las nueve especialidades de Pattex, como el adhesivo especial para textil, calzado o materiales especiales como el Porexpan®.

La historia de Loctite Super Glue-3: De la industria al consumidor
En los años 40, Harry Wesley Coover dio por casualidad con el Cianocrilato (el componente básico de los adhesivos instantáneos) mientras experimentaba con adhesivos para miras telescópicas durante la Segunda Guerra Mundial. Pero no fue hasta unos años más tarde, ya en los 50, cuando un compañero suyo de los Laboratorios Kodak redescubrió el componente y lo patentó.
En 1966, se produjo el primer adhesivo a base de cianocrilato para uso industrial. De entre sus aplicaciones más curiosas, destacan su utilización en coches de F1, aviones, naves espaciales e incluso para cerrar heridas en determinadas intervenciones quirúrgicas.
En 1975, utilizando la herencia industrial adquirida en 10 años, Loctite Super Glue-3 lanzó el primer adhesivo instantáneo para consumidores al mercado, aproximando así la tecnología utilizada en la industria a todos los hogares.

Contacta con Loctite Super Glue-3