Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Esperança Martí, Presidenta de la Fundació Puigvert

"En materia sanitaria no sólo es inevitable ahorrar, hay que reformar"

El sistema de protección de la salud, en sus diversos aspectos, es uno de los elementos más importantes para alcanzar un buen nivel de calidad de vida de un país. De aquí que, dada la actualidad de la crisis del sistema sanitario en Catalunya, nos hayamos puesto en contacto con Esperança Martí, Presidenta de la Fundació Puigvert, para conocer sus opiniones al respecto.
-¿Estamos ante una crisis duradera o transitoria?
Ello dependerá de lo que ahora seamos capaces de hacer. Si el Govern no mejora de manera significativa su manera de informar y obtiene una mejor financiación; si los gestores de los hospitales integrantes de la XHUP (la mayoría de ellos condicionados por los  integrantes políticos del Órgano de Gobierno correspondiente) no son capaces de, sin alarmas excesivas, tomar las decisiones precisas para mejorar la gestión y conseguir para ello la complicidad de los profesionales... la crisis puede ser duradera y muy grave.

- Defínanos qué es la XHUP.
La XHUP es la red de hospitales de la que se sirve la Aseguradora pública de Catalunya (el Servei Català de la Salut –CatSalut–) para garantizar la asistencia sanitaria pública de los ciudadanos de Catalunya. Debo destacar que Catalunya –que asumió las competencias de gestionar la Sanidad del país hace ya 30 años–, tiene una red sanitaria bastante diferente de la de otras Comunidades. El “modelo catalán” se caracteriza por ser de financiación pública (mediante la compra a cada centro de servicios concretos) y de provisión mixta –pública/privada– (mediante centros públicos y otros privados concertados).

-Se habla mucho de la colaboración entre la sanidad pública y la privada. ¿Es ello conveniente?
Veamos primero de qué hablamos cuando mencionamos la XHUP. Ésta está integrada por todos los centros que, de manera estable, realizan las prestaciones asistenciales cuyo coste asume el CatSalut. La titularidad de los centros de la XHUP es diversa:
· Existen los ocho hospitales del Institut Català de la Salut (ICS). Éstos, aunque son gestionados, mantenidos y valorizados patrimonialmente por la Generalitat, siguen  siendo todavía propiedad de la Seguridad Social.
· Existen también otros centros de titularidad pública (Generalitat, municipios, consorcios, fundaciones públicas).
· Finalmente, existen los centros “concertados” que, siendo de titularidad privada, son propiedad de la Comunidad. O sea, no tienen afán de lucro, ni accionistas o dueños, puesto que son de fundaciones, de mutualidades, de la Iglesia...

-Por tanto, cuando se habla de la asistencia privada, se habla de otro tipo de centros, ¿no?
Efectivamente, se trata de centros que son de propiedad privada y tienen dueños. Estos centros y los privados “comunitarios” y concertados (los de la XHUP) tienen grandes diferencias en su organización. Unos cumplen los mismos requisitos que los públicos (cuerpo facultativo contratado, índices de personal sanitario, programas MIR), lo que no ocurre con los otros, cuyo cuerpo facultativo, generalmente, es “abierto”. En estos casos, los clientes son los médicos, quienes, ejerciendo como profesionales libres, les ingresan los enfermos. Si, como es sabido en el Sistema Sanitario, existe una gran variabilidad de actuaciones médicas, no sólo de un hospital a otro, sino incluso en un mismo centro, este hecho se produce con mucha mayor frecuencia en los “centros abiertos”. En éstos, los diferentes médicos utilizan modelos de historias clínicas “propios” y protocolos de actuación de escuelas distintas. Eso cuando la clínica no alquila o vende dependencias enteras (consultas, gabinetes...) que, a menudo, son subalquiladas. En estas circunstancias, es muy difícil establecer normas institucionales, de calidad y de seguridad.

-Ha comentado antes que se han comunicado de manera inadecuada las medidas de ahorro a implantar. ¿La alarma procede de ello?
El Conseller Boi Ruiz –al que conozco muy bien y por ello lo considero, estimo y valoro–, es un buen conocedor de los sistemas sanitarios de Catalunya, de España y también de otros países. Es una persona honesta, inteligente, trabajadora y valiente, pero es independiente y no tiene experiencia política. Seguramente por ello ha pagado la novatada en la forma de comunicar las medidas de ahorro que deben abordarse sin pérdida de tiempo para proteger el Sistema. Pero no sólo es inevitable ahorrar. Hay que reformar. Posiblemente, debe plantearse un nuevo Plan de Reordenación y hacer importantes modificaciones, estructurales y organizativas.
    El Govern debe conseguir una financiación que sea más acorde con el PIB de un país como Catalunya, ya que la renta sanitaria per cápita (RSC) –financiación total destinada a Sanidad, dividida por la población “a proteger”– no corresponde a las necesidades de un país industrializado y urbanizado como es Catalunya. Tanto los políticos, como los integrantes de los Órganos de Gobierno, los directivos y gestores, los profesionales y los ciudadanos, deben aceptar que no podemos tener un hospital en cada municipio, ni múltiples centros de excelencia, ni institutos de investigación en cada Comunidad, ya que para asegurar la efectividad y la eficiencia, es imprescindible jerarquizar las actividades de los hospitales para disponer de una masa crítica suficiente de población que garantice la experiencia y por tanto, la seguridad de las actuaciones.

-A parte de la escasez de financiación, ¿qué otros problemas existen en la sanidad catalana?
Uno de los más graves es la politización que se ha producido en los diferentes centros integrados en la XHUP, tanto los “propios” de la Administración como los concertados. Bastantes directivos y gestores de muchos de los hospitales de la XHUP han sido elegidos, no por sus capacidades, conocimientos y experiencia, sino por su pertenencia partidista, hecho que ha creado unos equipos directivos poco eficientes, ya que cuando dependen de un Órgano de Gobierno en el que participan alcaldes y regidores tienen graves problemas para adoptar las decisiones que, siendo difíciles, son inevitables para el Sistema y su sostenibilidad.
    Para finalizar, déjeme asegurarle que lo que sería grave para el país y sus habitantes sería, nuevamente, aumentar los déficits existentes en el SNS. Si no sabemos hacerlo, las medidas nos vendrán impuestas por la Unión Europea.

Esperança Martí, más cerca
Esperança Martí es experta en gestión y organización sanitaria. Tiene una prolongada experiencia y acumula múltiples vivencias: de forma ininterrumpida en la Fundació Puigvert, que ha dirigido durante más de 40 años y cuyo Patronato ahora preside; en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (dos años por un compromiso transitorio); en la Unió Catalana d’Hospitals (que cofundó en 1975 y lideró durante 20 años)...

Martí es una persona políticamente independiente, cuyas aportaciones al Sistema Sanitario de Catalunya (cuya gestión fue transferida en 1981), son unánimemente reconocidas. Participó activamente en la elaboración de las Órdenes de Acreditación y de Concertación (publicadas las primeras en 1981 y reeditadas y actualizadas en 1983); y fueron muy importantes sus aportaciones a la normativa reguladora de la XHUP; al establecimiento de las pautas para el desarrollo del Plan de Reordenación Hospitalaria de Catalunya (PRH); a la implantación de la Central de Balances del Servei Català de la Salut –cuya Comisión Técnica presidió durante 14 años–, entre otras muchas.

Contacta con Fundació Puigvert