Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

El tratamiento de las varices en la actualidad

La técnica ELAV, con más de 3.000 tratamientos realizados, tiene un excelente resultado clínico, siendo resolutiva, estética, sin complicaciones, ambulatoria, de inmediata recuperación y con un postoperatorio indoloro.
Con más de 3.000 tratamientos realizados, los cirujanos de la Unidad de Cirugía Láser de Varices del centro médico Teknon de Barcelona son los especialistas con más experiencia en nuestro país, así como uno de los colectivos más preparados de Europa.
    Las enfermedades de las venas (varices, arañas vasculares, varices pélvicas, insuficiencia venosa superficial y profunda, así como sus complicaciones -flebitis, trombosis venosa, úlceras, hemorragias y atrofia de la piel- han sido durante muchos años tratadas por profesionales de diversas especialidades, banalizándose tanto la enfermedad venosa como sus tratamientos.
    Con el desarrollo de la especialidad médico-quirúrgica de Angiología y Cirugía Vascular para el tratamiento de las enfermedades de las ventas, se ha conseguido un notable incremento de la seguridad, efectividad y comodidad de los procedimientos. Así, los especialistas con conocimientos, experiencia y con renovación constante de las nuevas tecnologías han conseguido excelentes resultados en todo tipo de tratamientos respecto a los obtenidos en épocas anteriores.
    Los importantes avances surgidos en los últimos años en el equipo de cirugía vascular en la Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon de Barcelona sigue siendo fruto de la constante investigación en los nuevos métodos terapéuticos para la mejora de la salud y la calidad de vida de los pacientes.

 La técnica ELAV
La Unidad de Cirugía Láser de Varices (UCLV) es pionera en este campo, con una experiencia de más de 3.000 tratamientos realizados, convirtiendo a sus cirujanos vasculares en los facultativos con más experiencia en España y en los primeros en Europa.
Esta técnica se ha impuesto como tratamiento de preferencia para sustituir a la empleada en los comienzos de la cirugía de las varices, que consistía en el estiramiento y arrancamiento de las varices por debajo de la piel. La técnica ELAV (endolaser ablation veins), tiene un excelente resultado clínico a corto y largo plazo, siendo totalmente resolutiva, estética, sin complicaciones, ambulatoria, de inmediata recuperación y con un postoperatorio indoloro.

Láser transdérmico
Entre los diferentes tratamientos con láser de las varices, destaca el láser transdérmico, especialmente indicado para las pequeñas varices reticulares y arañas vasculares que sólo son causa de un problema estético. Antes del empleo del láser, éstas varices sólo se trataban con inyecciones de unos líquidos esclerosantes, lo que suponía un gran número de sesiones, dificultad para tratar las arañas vasculares más pequeñas y un largo tiempo de reabsorción de la varices, por lo que el resultado final era pobre y a largo plazo. Actualmente, la combinación del láser transdérmico con la microesclerosis permite obtener un resultad muy eficaz en muy pocas sesiones y con una desaparición por reabsorción de las varices de pocas semanas.
    En la Unidad de Cirugía Láser de Varices están totalmente convencidos que éstos tratamientos deben ser únicamente realizados por especialistas en Angiología y Cirugía Vascular para garantizar los resultados y evitar las complicaciones, siendo imprescindible un correcto estudio de la circulación para asegurarnos que únicamente se trata de un problema estético y no de un trastorno circulatorio.

Espuma esclerosante
Tras treinta años de experiencia, los doctores de la Unidad de Cirugía Láser de Varices consideran esta técnica muy útil como complemento al láser transdérmico. “Sólo debe utilizarse en varices reticulares y pequeñas tronculares que no sobrepasen los 5 mm de grosor, y no debe usarse en varices de mayor tamaño ni como tratamiento de la insuficiencia de las venas safenas (y que puede llegar a causar graves complicaciones en estos casos”, aseguran los expertos, ya que tal y como todos los especialistas saben, la utilización inadecuada de la espuma esclerosante puede desencadenar trombosis venosas, embolias pulmonares o incluso cegueras transitorias. Además, el uso de la espuma en varices en gran calibre sólo consigue resultados a muy largo plazo y con un elevado índice de disconfort.

Varices uterinas: el síndrome de la congestión pélvica
Los responsables de la Unidad de Cirugía Láser de Varices subrayan la mejora que han incorporado en la Unidad en el tratamiento de las varices pélvicas que aparecen durante los embarazos y que no desaparecen tras el parto. El Síndrome de Congestión Pélvica, también conocido popularmente como varices ováricas, varices pélvicas o uterinas o varices en la matriz, son un conjunto de síntomas que aparecen en mujeres jóvenes hasta la menopausia, tras uno o más embarazos y que refieren dos o más de estos síntomas: varices en miembros inferiores, varices vulvares, hemorroides, dolor abdominal durante y después de la menstruación con dolor lumbar, congestión, estreñimiento y distensión abdominal e incluso coitos dolorosos.
    El cambio radical en el tratamiento de este síndrome viene dado porque, hasta hace pocos años, se precisaba una intervención quirúrgica para interrumpir el flujo de las varices pélvicas extremadamente dilatadas. Actualmente, en la Unidad de Cirugía Láser de Varices practican la interrupción venosa mediante una simple punción en la vena de la ingle (como las que se realizan en el brazo para hacer el análisis de sangre) con un poco de anestesia local, sin ingreso y en una sala de Rayos X, viéndose el resultado de la oclusión venosa en el mismo instante y con la desaparición de los síntomas a partir del siguiente ciclo menstrual. La amplia experiencia mundial de esta técnica la avala como un método rápido, con desaparición total y definitiva de las varices pélvicas y de sus síntomas, presentando así un gran avance en las patologías varicosas.

Contacta con Angiovascular