Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Enric Pedrol Clotet, Presidente del Comité Organizador del XIV SCBMI

"Ningún hospital puede funcionar sin un servicio de Medicina Interna"

En un continuo intento de reciclarse como especialidad y abordar la mejor manera de incrementar la calidad de vida de sus pacientes, la Medicina Interna celebra, entre los próximos 26 y 27 de mayo en Tarragona, la XIV edición del Congreso de la Sociedad Catalano-Balear de Medicina Interna. El presidente de su comitñe organizador, el Dr. Enric Pedrol Clotet, nos explica más acerca de las novedades de la cita de este año.
-¿Con qué objetivos concretos parte la presente edición del SCBMI?
Las circunstancias actuales de la sanidad catalana (recortes presupuestarios) hacen que en este congreso se realce su función de foro de opiniones. Durante dos días, se reunirá un gran número de internistas que podrán debatir y compartir ya no sólo experiencias científicas, sino también laborales. Por otro lado, y de forma más académica, las sesiones del congreso darán cabida a temas más importantes desde el punto de vista científico: el riesgo cardiovascular enfocado desde una visión multidisciplinar; la enfermedad tromboembólica venosa discutida en función de las últimas novedades aparecidas y que seguro que producirán un cambio histórico; las enfermedades autoinmunes y sistémicas, un clásico en los congresos de nuestra especialidad; el SIDA enfocado no como una revisión hacia el pasado, sino justo todo lo contrario, y, por último, el envejecimiento, el área con mayor peso en nuestra asistencia diaria.

-¿Cuáles es la función de la Medicina Interna y qué patologías trata?
En primer lugar, es una especialidad básicamente hospitalaria y en los hospitales hace una función integradora del conocimiento, de especialidad capaz de resolver por sí misma y de ayudar al resto de especialidades, tanto médicas como quirúrgicas, a que resuelvan los problemas médicos a los que se enfrentan. Tanto es así, que un hospital puede concebirse y funcionar bien sin algunas o muchas de las especialidades médicas reconocidas, ahora bien ningún hospital puede funcionar sin un servicio de Medicina Interna, y de hecho es así. Dicho esto, decir también, que, además, como especialidad es capaz de tener campos de conocimiento científico propio y reconocido: infecciones, enfermedades metabólicas y un largo etcétera. Por último, la Medicina Interna, supone un campo en continua evolución y adaptación/respuesta al medio y sus necesidades. De internistas surgieron las primeras unidades de hospitalización domiciliaria; las unidades de diagnóstico rápido son coordinadas por internistas; las unidades de corta estancia de los hospitales son también un campo de trabajo de los internistas; se han creado equipos de soporte al paciente frágil/multipatológico ingresado que mayoritariamente son dirigidos por internistas, etc. Por otro lado, cabe resaltar, en un contexto de crisis, que somos los especialistas más coste-eficaces y para ello baste un ejemplo: los especialistas que tratan con igual de eficacia pero con un menor costo una neumonía son los internistas, comparados con otras especialidades. En alguna ocasión, se ha definido al internista como el generalista hospitalario.

-¿A qué retos de futuro deberá enfrentarse la Medicina Interna en el futuro?
Debe partirse de la base de que la Medicina Interna de nuestro país (en general la Medicina de nuestro país) es de las mejores a nivel europeo por su calidad asistencial. Eso significa que debemos ser capaces de seguir manteniendo y ampliando nuestra situación de liderazgo en nuestros campos de influencia y seguir innovando en el día a día para continuar siendo eficaces e imprescindibles como hasta el momento. Para acabar, también destacar la capacidad docente de los internistas, que cabrá desarrollarla más si cabe como formadores de futuros médicos generales y especialistas, sin olvidar la investigación, que deberá potenciarse para tener todavía más frutos si cabe.