Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Josep Maria Cervera, director de Internacionalización de la Cambra de Comerç de Barcelona

"Hay que internacionalizar la innovación para convertirla en empresa y valor añadido"

La internacionalización, ahora más que nunca, es una necesidad y una herramienta para el progreso, el crecimiento y la sostenibilidad competitiva de las empresas. La Cambra de Comerç de Barcelona apoya a las empresas con una amplia propuesta de actuaciones, programas y servicios que tienen como objetivo promover y facilitar su acceso a los mercados de fuera de nuestras fronteras.
-¿Cómo ven la innovación desde la Cambra de Comerç?
Generalmente, se tiende a identificar la innovación con tubos de ensayo, pero desde la Cambra creemos que engloba todo el ciclo que componen Invención, Innovación (innovación + mercado) e Impacto (rendimiento en los mercados); es por ello que trabajamos para transformarla en empresas de valor añadido. Todo ello unido a la internacionalización, porque muchos de los modelos que se han desarrollado fuera de aquí pueden ser emulados y adaptados en Catalunya y viceversa. De este modo, queremos acompañar a la pequeña y mediana empresa en su recorrido y, en muchas ocasiones, es imperativo que este recorrido pase por una fase de internacionalización y conocimiento de los mercados exteriores.

-¿En qué sentido la internacionalización está ligada directamente a la innovación?
Desde la Cambra, creemos que hoy asistimos a una reconfiguración total de las dinámicas de crecimiento de los mercados. De hecho, hoy en día estamos experimentando un crecimiento muy importante en cuanto a las exportaciones  (+18% en 2010) debido a que el mercado en el que estamos tiene una velocidad inferior y las empresas tienen que salir al exterior. Por ejemplo, detectamos que sectores muy intensivos en cuanto a conocimiento (como las TIC o las empresas de biotecnología, entre otras) buscan nuevas implantaciones en el exterior. Todo ello porque su visibilidad y su conexión con los ecosistemas que funcionan lo encuentran fuera de nuestras fronteras.

-¿Qué áreas potenciales para esta internacionalización se han identificado?

Hablando de sectores de futuro, fundamentalmente dos, la primera de las cuales en el Silicon Valley en cuanto al sector de tecnología y software, y Boston para el metasector de la ingeniería y la bioingeniería. A partir de aquí, nos centramos en ver cuál sería el mejor sistema para conseguir la implantación de empresas que pudieran acceder al gran mercado de las tecnologías, que es el americano. De este modo, nació el proyecto Plug&Play en 2004, que definiríamos no como una incubadora, sino como un gran ecosistema que incluye una serie de actividades para que las empresas implantadas tengan acceso a informaciones, profesionales, grupos de inversión, etc. Durante este año, nueve empresas catalanas ya estarán implantadas en el Silicon Valley, pero no debemos verlo como que las estamos perdiendo, sino que estas compañías están creciendo.

-¿En qué consta la segunda de estas áreas?
Por su parte, la segunda área es la relacionada con las biotecnologías, y la bioingeniería  que, si bien concentra un total de mano de obra relativamente más pequeño que otras industrias, creemos que es una punta de lanza de futuro para la economía catalana y europea. Partiendo de esta base, Boston es el centro mundial de la biotecnología y llegamos a un acuerdo con el Harvard MIT Biomedical Center, una corporación que ha creado el programa International Access (IAccess). Mediante este programa, daremos acceso a una serie de empresas biotecnológicas catalanas para que puedan contrastar sus líneas de investigación, competitividad en el mercado de capitales y sus capacidades para colaborar en las diferentes líneas de investigación que se están llevando a cabo allí. En todo caso, queremos destacar la importancia de encontrar mercados para los nuevos desarrollos que se vayan realizando.

-Y así nace también MIT Spain…
MIT-Spain nació ahora hace cinco años con la Cambra como socio estratégico. Creo que innovar no supone más que cambiar el paradigma que una empresa está utilizando para hacer cosas diferentes. Y, de este modo, nació la idea del MIT Spain, un programa de la Cambra de Comerç que, tras cinco años, ya ha conseguido que más de 250 estudiantes, licenciados y profesores del MIT hayan venido a colaborar con las empresas catalanas y españolas “hands on”, es decir, en su día a día

-¿Cómo se consigue transformar la innovación en empresa?
No sólo se transforma la innovación en empresa, sino también la empresa se transforma en valor porque se traduce en nuevos puestos de trabajo para dar respuesta a los universitarios que han finalizado sus estudios. El problema es que la universidad debe preparar a los profesionales para el mercado futuro, que es muy fluctuante y genera dificultades para adecuar sus competencias a lo que requiere el actual mercado de trabajo. Al respecto, la Cambra considera que la innovación y la internacionalización pasan por ofrecer a estos nuevos titulados la capacidad de ser ellos quienes aporten esta visión internacional e incluso experiencia internacional. Asimismo, subrayaría que las políticas de proyección internacional que se han hecho hasta ahora no han contemplado toda la capacidad de exportación de Catalunya. El último estudio de Potencial exportador que la Cambra ha desarrollado identifica que, actualmente, son entre 22.000 y 25.000 las empresas catalanas exportadoras, tenemos contacto directo con ellas y nuestro objetivo sería trabajar conjuntamente con la Administración para asumir el reto de la internacionalización. Al citado proyecto Plug&Play se sumó Barcelona Activa y, gracias a ellos, hemos conseguido un resultado mejor.

-¿Cuál sería su mensaje ante el miedo al fracaso de algunas empresas?

Por ejemplo, el solo hecho de haber estado en Silicon Valley y haber competido allí ya posiciona y capacita a las empresas muy por encima del resto. Precisamente, favorecer  la internacionalización es cambiar el concepto del fracaso, porque se debe tener claro que la empresa es riesgo puro. Por lo tanto, tenemos que positivar el concepto del riesgo y contar con más empresas capaces de dar el salto al mercado internacional y las instituciones les tenemos que ayudar en esta transición. 
_______________________________________________
Iniciativas ante una realidad cambiante
La Cambra de Comerç, dentro de su Plan de Acción Internacional, dispone de planes específicos en Rusia y en China en diferentes ámbitos. En paralelo, ha desarrollado el Plan Brasil con el objetivo de promover la inversión directa en este país. En palabras de Josep Maria Cervera, “trabajamos innovando en nuevos programas y servicios  para que las empresas de base tecnológica o biotecnológica mejoren sus objetivos de crecimiento, cambiando los paradigmas de mercado”.
Reconociendo que tanto en Catalunya como en España se realiza una gran investigación, el director de Internacionalización de la Cambra de Comerç de Barcelona subraya que “no hay que olvidar que, para entender el mundo en el que vivimos, la gente debe vivir experiencias en el exterior para conseguir así una perspectiva internacional”. Por lo tanto, añade, “no considero que sea un error que nuestros jóvenes titulados se vayan a formar al exterior, ya que muchos de ellos regresan y nos aportan mucho valor”.

Cambra de Comerç de Barcelona

Av. Diagonal, 452, 08006, Barcelona, Barcelona, Catalunya, España

www.cambrabcn.org

902 448 448

934 169 301

Contacta con Cambra de Comerç de Barcelona