Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Manel Pretel, Director del Institut Català del Suro (IC Suro)

"El tapón de corcho no sólo preserva y mejora la calidad del vino, sino que además es un producto sostenible"

El proyecto que lidera el IC Suro busca prestigiar las ventajas del corcho frente a otros tipos de cierre como son la rosca y el tapón de plástico, ambos con un fuerte impacto medioambiental

Desde que, en 1991 se creara por decreto de la Generalitat de Catalunya el Institut Català del Suro (Icsuro), el sector del corcho se ha convertido en una industria moderna e innovadora a través de la inversión en I+D, de los controles de calidad y de una normativa muy exigente. Además el IC Suro ha permitido ofrecer formación específica, la divulgación de estudios, poder llevar a cabo diversos proyectos consorciados y fortalecer al clúster del corcho.

-¿Qué ventajas supuso para la Asociación de Empresarios Corcheros de Catalunya (AECORK), la creación del Institut Català del Suro?
En primer lugar, permitió disponer de laboratorios para realizar los controles de calidad y una potenciación de la actividad I+D mediante la realización de estudios sobre arboricultura, tecnología de la transformación, microbiología del corcho, análisis sensorial corcho-vino, etc. en colaboración con universidades y centros de investigación. También se introdujo la formación, tanto interna, dirigida a los cuadros técnicos de las empresas del sector, como externa, dirigida a los profesionales de la enología. Por último, también ha supuesto la promoción del sector corchero en Catalunya mediante la organización de jornadas y seminarios, y la divulgación de estudios sobre el corcho.

-Últimamente han aparecido en el mercado dos tapones alternativos para las botellas de vino: el de plástico y el de rosca. ¿Han supuesto una seria competencia para ustedes?
Existe cierta inquietud por saber cómo evolucionarán pero la verdad es que el tapón de corcho presenta muchas más ventajas. Debido a sus propiedades físicas, químicas y organolépticas, preserva y mejora la calidad del vino a diferencia del de rosca, que asfixia el vino y genera unos olores desagradables (aromas “reducidos”). En cambio, el tapón de corcho permite la evolución del vino en botella y, por tanto debería verse como un elemento crucial en la elaboración, igual que la barrica (microoxigenación). Además, dada su funcionalidad es un material perfecto para el cierre de botellas, ya que ofrece una compresibilidad y una elasticidad que le permite adaptarse a cualquier cuello de botella.

- ¿En qué modo contribuye el corcho a la sostenibilidad?
Es ecológico desde la materia prima, ya que se extrae de un árbol, el alcornoque, que tiene  una corteza que se regenera, y en esta regeneración se incrementa la absorción y almacenamiento de CO2. Es decir, gracias a la gestión de estos bosques se contribuye a mitigar el cambio climático, teniendo en cuenta las emisiones liberadas durante el proceso de fabricación, el balance global sigue siendo negativo. Por otro lado, los alcornocales son bosques que se encuentran en una zona semiárida del Mediterráneo, donde hay problemas por el avance del desierto, y los alcornoques ayudan a frenar la erosión y la desertización. Es uno de los pocos sectores en los que hay una simbiosis entre la industria y la naturaleza, porque se mejora el ecosistema del alcornocal. En resumen, el corcho es un producto renovable y biodegradable, con una baja huella ecológica y con una contribución positiva sobre el ecosistema y su biodiversidad.

-En cuanto a la investigación ¿qué proyectos están llevando a cabo actualmente en  el IC Suro?
Actualmente estamos inmersos en dos proyectos muy importantes: el primero hace referencia a futuras aplicaciones de valor añadido del corcho, ya que en estos momentos está muy concentrado en la industria del tapón, aunque sabemos que una parte del subproducto puede emplearse para otras aplicaciones muy innovadoras. El segundo está relacionado con la sostenibilidad medioambiental mediante la evaluación de la huella ecológica, con el que pretendemos demostrar que el balance global de las emisiones de carbono es negativo y además empezar a introducir estrategias para mejorar la sostenibilidad del sector. Por otro lado, además de la investigación también creemos que es importante focalizar la comunicación y sensibilización a los prescriptores clave.

Contacta con Institut Català del Suro (IC SURO)