Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Manuel Bellsolell, asesor de Cryosalus Systems

"La fruta hibernada conserva todo su sabor, textura y color al descongelarse"

Aunque actualmente el descenso en el consumo de frutas y hortalizas que provocó la gran oferta en el mercado de productos de bollería y snacks se ha detenido, se siguen sin consumir las cinco piezas diarias que recomienda la OMS. Fundamentalmente, existen dos motivos: por un lado, la gente no quiere pelarla y por otro, la fruta que se come en las ciudades es muy insípida, ya que se cosecha demasiado verde, madurando en cámaras refrigeradoras cuando conviene su comercialización. Teniendo esto claro, Manuel Bellsolell creó, hace un año, Cryosalus, empresa que comercializa una patente propia de congelación que consiste en “hibernar” la fruta pelada y cortada de forma que, después de un tratamiento especial creado tras varios años de investigación, al descongelarla, mantiene su textura, color, sabor y aroma.
-En Cryosalus han introducido un concepto nuevo denominado “fruta hibernada”. ¿De qué se trata y qué ventajas aporta al consumidor?
Si queremos que un producto alimenticio no se estropee, aparentemente la mejor solución es la congelación, pero el caso de las frutas es especial, ya que éstas contienen entre un 85 y un 95% de agua en su interior que cuando se congela, rompe las microscópicas paredes de las células y al descongelar, salen de la fruta los jugos con sus vitaminas, minerales y azúcares, de forma que pierden toda su textura. Nuestro procedimiento consiste en evitar que se rompan estas paredes para que, al descongelarse, la fruta quede como antes, por eso la llamamos “fruta hibernada”. Las ventajas que aporta son muchas, por ejemplo, industrialmente la fruta se pela y corta para ser envasada en dosis individuales, y, de este modo, los clientes de los supermercados pueden comprar la fruta que deseen sabiendo que tendrán más de un año para consumirla sin que se estropee. Por desgracia, no se pueden hibernar todas las frutas y hortalizas, pero sí la gran mayoría.
   
-¿A qué tipo de clientes van dirigidos sus productos?
A todas las personas que no quieran pelar la fruta o ensuciarse las manos, a quienes no quieran comprar frutas de gran tamaño, ya que no las pueden comer enteras y, en general, a cualquiera que quiera comer fruta sabrosa en cualquier época del año.

-¿Por qué cree que ha decaído en los últimos años el hábito de comer fruta?
Por un lado, porque los consumidores tienen mucha más oferta que, por ejemplo, hace 50 años, ya que ahora existen infinidad de postres lácteos, pastelitos, helados, etc. y por otro, porque la fruta en la ciudad no tiene el sabor ni la textura de antaño. Ya que la fruta, al no madurar en el árbol y cosecharse verde, cuando se vende es sosa. En cambio, la fruta hibernada cosechada en su punto óptimo de maduración tiene durante meses un sabor excelente, que satisfará a los consumidores que cada vez  buscan más su comodidad, su paladar y rapidez de uso.

Contacta con Cryosalus Systems