Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Alimentos catalanes de calidad al alcance de todos

El clima mediterráneo, la versatilidad de sus tierras de cultivo y la calidad de sus pastos, hacen de Catalunya una despensa de alimentos y bebidas sin parangón

Productos como el aceite de oliva, las verduras y fruta frescas, el pescado azul, la carne, el vino, los frutos secos, las legumbres y los cereales, base todos ellos de la dieta mediterránea, tienen producción propia en Catalunya, con lo que cualidades como la proximidad, la frescura y, en definitiva, la calidad, están garantizados en todos ellos.
Si tuviéramos que escoger un exponente de la dieta mediterránea, éste sería sin duda el aceite de oliva, utilizado tanto para freír como para aliñar y condimentar platos. El aceite tiene una gran cantidad de vitamina E, lo que lo convierte en una interesante fuente de sustancias antioxidantes.En Catalunya, contamos con cuatro aceites con Denominación de Origen Protegida (DOP): Aceite de Les Garrigues, Aceite de Terra Alta, Aceite del Baix Ebre-Montsià y Aceite de Siurana.

Vegetales, frutos secos, legumbres y cereales
Las verduras y frutas frescas son bajas en grasa y proteínas pero concentran grandes dosis de fibra, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y otros componentes saludables. Actualmente, se ha reparado en los múltiples beneficios que tienen para la salud, con lo que las recomendaciones de diferentes organismos médicos y de la salud recomiendan ingerir unas cinco raciones al día. Entre las verduras de referencia en el mercado catalán encontramos el tomate y la lechuga; la cebolla, las patatas y los calçots; las berenjenas, el calabacín y el pimiento. En lo que respecta a la fruta, destacan las manzanas y las peras, las clementinas, melocotones, cerezas y ciruelas; los albaricoques, las naranjas, las mandarinas y los limones.

Los frutos secos que se cultivan en Catalunya son, principalmente, las almendras, avellanas y nueces, siendo la Avellana de Reus el único fruto seco catalán que goza de ser una DOP. Los contenidos grasos de los frutos secos son esenciales a la hora de controlar los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre.
   
Las legumbres destacan por su elevado valor nutritivo, ya que conjugan proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra, además de un escaso contenido en grasas. Las que más peso tienen en la comunidad catalana son los garbanzos, las lentejas y las judías, siendo las mongetes de Ganxet la única legumbre catalana que ha pedido tener Denominación de Origen Protegida. Los cereales, ricos en fibra, minerales y vitaminas, se encuentran en territorio catalán en forma de pan y arroz. El arroz del Delta de l’Ebre tiene Denominación de Origen Protegida.

Carnes, aves y pescado azul
Entre las razas autóctonas bovinas, en Catalunya destacan la vaca bruna de los Pirineos, que representa casi el 80% de las vacas de aptitud cárnica, la vaca pallaresa, que pese a sus fines lecheros y cárnicos de antaño ahora se utiliza en la producción cárnica ecológica, y la vaca alberesa, cuyos terneros se cruzan con razas de aptitud cárnica.
   
En cuanto a las razas ovinas catalanas, destacan la oveja ripollesa y la aranesa, cuyas carnes resaltan por su exquisitez, y la oveja xisqueta, cuyos corderos ternascos son de gran calidad. Antes de cerrar el capítulo ovino, cabe citar a la cabra blanca de Rasquera, raza de aptitud cárnica destinada a la producción de cabritos.
   
Si hablamos de las aves, en Catalunya destacan principalmente las gallinas ampurdanesas, del Penedès y de El Prat, además de la oca ampurdanesa.
   
El pescado azul, otro de los componentes imprescindibles en la dieta mediterránea, contiene una gran cantidad de proteínas incluso de un mayor valor biológico que la carne, además de todos los aminoácidos esenciales. El pescado azul originario de Catalunya es el boquerón, la caballa, el bis, la boga y el jurel.

Los vinos catalanes
Numerosos estudios señalan los beneficios del consumo moderado de vino (en especial tinto) para prevenir enfermedades coronarias, demencias y los altos niveles de glucosa característicos de los grandes ágapes.
En Catalunya se pueden encontrar hasta 11 vinos con Denominación de Origen. Ellos son los vinos de Alella, Catalunya, Conca de Barberà, Costers del Segre, Empordà, Montsant, Penedès, Pla de Bages, Priorat, Tarragona y Terra Alta.
_____________________________________________
Ferias y otras citas de interés

Dado el absoluto protagonismo que tiene la alimentación en la vida de la gente, a lo largo del año se celebran en Catalunya numerosas ferias, congresos y otras citas de interés entorno al ámbito gastronómico, que además de a los profesionales del sector aglutinan cada vez más a personas ajenos a él que buscan nuevos productos, sabores y formas de elaboración.

La cita gastronómica por antonomasia es Alimentaria, que se celebra bianualmente en Barcelona en el mes de marzo. Otras son la reciente Firatast de Girona, celebrada entre el 11 y el 14 de noviembre; la Feria Slow Lleida, celebrada precisamente este fin de semana o el Snackex 2011, que tendrá lugar el próximo mes de junio en Barcelona, entre un largo etcétera.
_____________________________________________
Alimentación ecológica

El secreto de una salud de hierro reside, en gran medida, en una alimentación sana. En los últimos tiempos, han ganado protagonismo los denominados alimentos biológicos o ecológicos, que son aquellos en los que se prescinde de cualquier componente químico en cada una de las etapas de su proceso productivo, desde su cultivo hasta su envase. Además, dichos alimentos contienen entre un 40 y un 60% más de vitaminas y minerales que los convencionales y un menor porcentaje de agua, con lo que nos blinda mejor ante posibles enfermedades. El punto negativo es su precio, bastante más elevado que el de los alimentos convencionales, pero a cambio el consumidor obtiene unos alimentos con el sabor, el olor y la pureza de siempre.

El impresionante boom de la alimentación ecológica que ha vivido Europa en los últimos años, en especial en España, Francia y Reino Unido, ha provocado un aumento en la demanda de este tipo de producto y cierta homogeneización en sus precios. Iniciativas como la que lidera el comercio barcelonés Bio Space contribuyen a ello.

Hoy en día, podemos encontrar prácticamente todo tipo de alimentos que lleven su correspondiente sello de certificación (imprescindible en este tipo de productos), entre los que destacan legumbres, frutas, carnes, verduras, etc., y también bebidas como zumos y vinos. De hecho, Catalunya fue la primera comunidad en producir vino ecológico, de la mano de Albet i Noya, pioneros en viñas y vinos ecológicos.
_____________________________________________
El gallo del Penedès: con mucho gusto

Pese a la existencia, en esta raza definida en 1921 y recuperada en 1993, de cuatro variedades (negra, aperdiuada, blat y barrada), equivalentes en su morfología externa de pata oscura y cresta con clavel, es la primera de ellas la que goza de mayor predicción a la hora de cocinar.

El verdadero secreto del gallo del Penedès, junto con las gallinas, los capones y las pulardas de la misma variedad, es su crianza, que va de las 16 a las 22 semanas en regimen de semilibertad, y su alimentación, a base exclusivamente de cereales pero con aportaciones de verduras de la huerta de los propios criadores. Todo ello, controlado por la asociación de criadores de razas de gallina del Penedès, constituida en 2003.

La potencia del caldo que se puede preparar con esta carcasa ósea y la textura, mucho más compacta pero no gasca, de la carne que la recubre, dan fe de que estamos ante un producto diferente que los buenos paladares seguro sabrán apreciar. Con una significativa diferencia entre la pechuga, de carne delicada y que requiere una cocción más corta, y el muslo, más hecho gracias al ejercicio, constituyen toda una experiencia cuando uno filetea el animal una vez cocido entero en el horno y prueba ambas carnes.

No acabaríamos de hacer justicia a la raza Penedès si no hiciéramos mención de los huevos que produce, de cáscara de color tostado, más gruesa y muy consistente, con una yema, a menudo doble, de color dorado muy intenso.