Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Dra. Marta Marijuan, Especialista en Nutrición y tecnólogo de los centros Milenium Sanitas de Barcelona

"Debemos recuperar la dieta de nuestros abuelos, que es la más sana que ha existido nunca"

El secreto de una alimentación sana reside en realizar tres comidas principales y dos tentempiés diarios, de forma variada

Variedad, no saltarse ninguna comida, no abusar de ningún alimento ni tampoco desterrarlo -salvo prescripción médica-, así como adaptar nuestra alimentación a nuestro género, edad y actividad física habitual debe formar parte del abecé de una dieta sana. De mano de la Dra. Marta Marijuan, médico nutricionista y tecnólogo, conocemos éstos y otros muchos aspectos sobre las premisas de una alimentación saludable.
-¿Cuáles son las claves de una alimentación sana?
Aportar la cantidad de nutrientes necesarios a lo largo del día, repartidos en tres tomas principales (desayuno, comida y cena) y dos tentempiés más ligeros. Se debe favorecer una dieta variada, repartida en varias tomas y comer absolutamente de todo, esto es lo principal.

-Como beneficiarios de la dieta mediterránea, referente mundial de una alimentación sana y de calidad, ¿qué cambios deberíamos aplicar a nuestra dieta?
Cambios ninguno; lo que deberíamos hacer es aplicar los principios de la dieta mediterránea, que es distinto, haciendo especial hincapié en las cantidades, que es donde cometemos el fallo principal, y que debemos calcular en base a la actividad física que realicemos habitualmente. Haciendo caso del refranero popular, debemos “desayunar como reyes, comer como príncipes y cenar como pobres.

-Y a la hora de sentarse a la mesa, ¿qué debemos tener en cuenta?
Es muy importante comer sentado y en un ambiente tranquilo, tomándose al menos 30 minutos en la comida y la cena.

-Una de las comidas que más desapercibida pasa para la población es el desayuno. Todavía son muchos los que llegan a su lugar de trabajo sin haber desayunado nada antes. ¿Qué puede conllevar esta práctica?
El desayuno es la comida más importante del día y representa una ingesta del 20% de los nutrientes diarios. Debe incluir cereales, fruta, lácteos (leche, yogur o queso) o proteína (fiambres, atún, huevos). Si no desayunamos, nos sentiremos fatigados, disminuirán nuestra capacidad de concentración y productividad.

-El pan es uno de los alimentos que más controversias despiertan entre los nutricionistas. ¿Qué verdades, mitos y leyendas se esconden tras este alimento?
El pan es una fuente fundamental de energía y además no aporta grasa. Estamos hablando del pan tradicional, el que está compuesto por agua, harina, sal y levadura, que además si es integral nos aportará fibra, no del de bollería industrial o de molde. Hay que tomar una ración de pan en el desayuno y otra en la merienda, acompañado de fiambre, atún o huevo. Evitando siempre el exceso.

-Y en el caso de los niños y niñas, ¿a qué aspectos de su dieta deberían prestarles mayor atención los padres y madres?
Hay que tener en cuenta que los padres son el modelo de los hijos: debemos inculcarles unos hábitos alimenticios sanos. El desayuno y la merienda deben estar basados en el bocadillo de toda la vida, acompañado de un zumo o un lácteo, y no en la bollería industrial. Y algo también fundamental: que hagan deporte, en especial si es un deporte en grupo.

-¿Alguna recomendación respecto a los platos que son más saludables ya no sólo para ellos, sino en general para todos?
Debemos recuperar la dieta de nuestros abuelos, que es la más sana que ha existido nunca. Ellos continuan desayunando con una pequeña ración de pan, además incluyen potajes y guisos, frutas, verduras y, muy pocos, por no decir ninguno, se ha apuntado a las modas de las barritas, los platos preparados, etc.
___________________________________________
Recomendaciones antes de Navidad

Para sobrevivir sin grandes excesos a las fechas navideñas, la Dra. Marijuan recomienda ceñirse “a las celebraciones propias del calendario navideño e intentar evitar todas aquellas intermedias y adicionales”. Esos días debemos compensar haciendo de la otra comida principal (la comida en el caso de Nochebuena y Nochevieja, y la cena para el resto) un ágape más ligero, y no dejar de hacer ejercicio durante estas fechas. “En las celebraciones debemos ser selectivos y escoger entre todo aquello que nos ofrecen, y prestar especial atención al alcohol, ya que un gramo aporta siete kcal y ningún nutriente”, concluye la Doctora.