Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Xavier F. Vidal, Jefe de Redacción

EDITORIAL

La vuelta al cole después de las vacaciones no suele ser para los niños una noticia muy agradable: más exigencia, más deberes, mayor dificultad y la limitación del tiempo de ocio pueden llegar a ser ejemplos tan traumáticos como lo es para los adultos la vuelta al trabajo. Los psicólogos apuntan a una suerte de “síndrome post-vacacional”, también denominado “síndrome de la normalidad infantil”, padecido aproximadamente por el 10% de los niños. Retomar la actividad diaria, la rutina impuesta por horarios ajustados y el incremento de actividades extraescolares puede provocar en los niños ansiedad, cansancio e incluso depresión (este último caso más raramente), sobre todo si se hace de un modo drástico.  

Sin embargo hay puntos fuertes en donde la familia puede apoyarse en la tarea de animar a los hijos durante esta etapa. Un ejemplo positivo es recordarles que se reencontrarán con sus amigos, estrenarán material escolar, cada vez para “más mayores”, o de ropa de temporada, fomentándoles que sean ellos mismos los que elijan, reforzando, con ello, la ilusión y la seguridad en sí mismos, la responsabilidad. Cuanto antes se produzca la mentalización a la vuelta al cole, mejor; y hay que evitar a toda costa que el cambio sea drástico y repentino: lo ideal es ir preparándoles paulatinamente, adoptando la rutina horaria, acostumbrarlos a acostarse pronto y seguir los horarios de las comidas y actividades aparcadas antes de las vacaciones.

Cuando comienza a desarrollarse el curso es importante también que los padres ayuden en las tareas de los niños, es una forma de apoyar el lazo emotivo y el desarrollo intelectual. Jugar aprendiendo o aprender jugando es uno de los pilares fundamentales en el desarrollo personal. Y no sólo en cuanto a tareas escolares, sino mediante juegos pensados a ese fin, como los que apelan al desarrollo intelectual y psicomotriz.

Otro tema importante es el de la alimentación. Desacostumbrarse a las delicias propias del verano y a la ausencia de controles de tiempo es una ardua tarea. No hay que olvidar que una dieta equilibrada (como la que se diseña para los comedores escolares), esto es, rica en productos frescos, pescado, frutas y legumbres, aporta al organismo de los niños todos los nutrientes necesarios para gozar de buena salud, y mejora el rendimiento intelectual de los niños. Y es muy importante que se respeten las cinco comidas diarias, especialmente el refuerzo del desayuno y la merienda.

Por su lado, para los padres, la vuelta al cole es motivo de preocupaciones: sobre todo por el gasto en material. Efectivamente, septiembre es uno de los meses en que las familias gastan más, aparte, lógicamente, de los meses de vacaciones de invierno. Pero este especial “Vuelta al cole” está pensado precisamente para ofrecer a los lectores muchas ideas en el apoyo a la “rentrée” escolar, mediante consejos y productos que se encuentran en el mercado. Hablaremos sobre material escolar y juegos educativos, pero también contaremos con los consejos de pediatras y nutricionistas hablando sobre salud y nutrición infantil para esta época del año.

Con el apoyo de los padres y el consejo de los profesionales podemos convertir esta vuelta al cole en un motivo de gran ilusión.  

Comunicación Empresarial

Redacción, España

Contacta con Comunicación Empresarial