Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Josefina Llagostera, pediatra de l'Hospital de Nens de Barcelona

"No le podemos exigir a un niño que se siente en la mesa a desayunar si no ve a sus padres hacerlo"

Tener un hijo por primera vez implica cambios, pero también muchas dudas. Desde las reacciones alérgicas típicas de los primeros meses, pasando por la alimentación hasta el tiempo de juego. En esta entrevista, la pediatra del Hospital de Nens de Barcelona, Josefina Llagostera, aconseja sobre qué debemos hacer.
-La limpieza de la ropa de los pequeños es un aspecto muy importante, sobre todo en los primeros meses, para evitar las típicas alergias. ¿Cómo se pueden minimizar?
La ropa se tiene que lavar con jabón neutro, sin suavizante y sin nada más. Antes de estrenarla, es muy importante lavarla, ya que la ropa está sucia por haberla tocado, por el polvo… y además tiene un apresto especial de fabricación. Respecto cómo evitar las típicas alergias, quizás es mejor decirlo del revés y hablar de niños que tienen una predisposición a crear dermatitis atópicas, pero no sólo a la ropa, sino a muchas cosas del ambiente. Para minimizar los efectos, lo mejor es vestirlos con ropa de algodón, evitar que suden, hacer servir jabón sin detergentes agresivos para lavar la ropa y un syndet para bañarlos, también recomendamos a los padres que los duchen mejor que bañarlos. Es importante, además, que la piel esté bien hidratada, no sólo por la vía oral, sino también a través de cremas hidratantes.

-¿Se debe bañar a los niños cada día?
Es importante una buena higiene, pero quizás cada día no hace falta lavarlos con jabón. El baño, para los bebés, tiene, además de un factor de higiene, un factor de aprendizaje, de relación y de juego que se ha de tener en cuenta. Hoy en día tenemos alternativas al jabón, que no son agresivas, como por ejemplo los aceites de ducha.

-La limpieza es básica cuando un niño se da un golpe o tienen una herida. La primera cura es importante, y también la protección posterior. ¿Qué recomienda?

La herida se ha de limpiar al momento con agua y jabón y enseñarle al niño que la zona tiene que estar limpia para evitar una posible infección. Después se puede aplicar un antiséptico y, lo más importante, se debe mantener la herida limpia.

-Cambiando de tema, otra cuestión que también preocupa a los padres es la de la alimentación. ¿Cuáles son las comidas más importantes?
El desayuno es muy importante, como también lo es la comida y la cena. Si piensas en la distribución de calorías, las que deben aportar el desayuno y la cena tienen que ser, aproximadamente, las mismas. Realmente, se le da poca importancia al desayuno, cuando no tendría que ser así. Ves por las mañanas a muchos niños dentro del coche comiendo cualquier cosa, y eso es un mal hábito. Pero quizás el mal hábito es de los padres: ¿cuántas personas adultas se toman por la mañana el café con leche de pie y se van? Esa mentalidad se ha de cambiar y empezar a pensar que, para desayunar, nos hemos de sentar en la mesa como hacemos cuando comemos o cenamos. No le podemos exigir a un niño que se siente en la mesa a desayunar si no ve a sus padres hacerlo.

-¿Qué se debe incluir en el desayuno para llevar una dieta equilibrada?
Se debería incluir lácteos, leche o derivados; hidratos de carbono como cereales o pan y una pieza de fruta. El desayuno les ha de dar energía hasta la hora de comer, pero también se ha de pensar que, desde que cenaron, llevan muchas horas sin comer y tanto espacio de tiempo entre comida y comida puede producir episodios de hipoglucemia.

-Pese a que a muchos no les gusta, el pescado es fundamental para su alimentación. ¿Qué aporta?

Las proteínas animales las aportan normalmente el pescado y la carne, pero las grasas del pescado son mejores para la salud, mucho más sanas que las de la carne. ¿Por qué no les gusta? Pues quizás porque nosotros no se lo hacemos agradable. Hasta que tienen 15 meses, los niños comen de todo y la verdura les encanta, y es normalmente a partir de los 15-18 meses cuando se empiezan a hacer selectivos. Y ese cambio se produce porque les ofrecemos más aporte calórico del que necesitan y, entonces, escogen las cosas que más le gustan. Tienen mucha oferta y escogen lo que les es más atractivo a la vista y al gusto. El pescado, si se lo hacemos atractivo y entra dentro de la dieta habitual, se lo comerán sin problemas.

-Háblenos del tiempo de juego. ¿Es importante que los niños aprendan jugando?
Sí, aprender jugando, pero también jugar aprendiendo, las dos cosas. Las matemáticas o cualquier otra materia se pueden presentar como un juego y para el niño será mucho más agradable aprender así. Por otra parte, el juego del lactante y del niño preescolar es más personal, con los padres, pero a medida que crece, no juega sólo con sus padres, sino que también lo hace con sus amigos y ahí es cuando aprende una serie de normas, a relacionarse, a ganar y perder… cosas que le servirán en su desarrollo personal hasta llegar a la edad adulta.

-Ha destacado el hecho del tiempo de juego de los padres con sus hijos.
El juego nos da mucha información de cómo son nuestros hijos, es una forma de conocerlos, ya que vemos cómo reaccionan, la frustración de la derrota y la alegría de la victoria. ¡Y puede ser con la Play! Lo importante es disponer de un espacio de tiempo para jugar con los hijos. Evidentemente, el juego cambiará a medida que vaya creciendo la criatura. En el momento que te planteas tener un hijo no sólo te planteas hacerlo crecer, sino también hacerlo persona.

-Ahora que llegan las vacaciones de verano, los padres tienen un buen momento para relacionarse con los pequeños.

Yo siempre les digo a los padres que, como mínimo 7-15 días, el niño tendría que poder verlos tranquilos, sin estrés. Lo importante es tener una semana mínimo para estar todos juntos y verse desde otro punto de vista: tener tiempo para desayunar juntos, ir a jugar a la playa o a la montaña… Para mí, es indispensable ¡tanto como darle un aporte de proteínas correcto!

Contacta con Hospital de Nens de Barcelona