Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Iván Mañero, Cirujano plástico

"Ahora somos más previsores y no esperamos a que nuestro cuerpo se marchite para intentar volver a rejuvenecerlo"

Para el doctor Iván Mañero, la cirugía estética es muy creativa, no algo mecánico

El doctor Iván Mañero se ha convertido en los últimos meses en uno de los rostros habituales en los medios de comunicación gracias a su labor como cirujano plástico. Reconocido como uno de los especialistas más reputado más allá de las fronteras de nuestro continente, se confiesa una persona inquieta que necesita investigar constantemente para ofrecer mejores resultados a sus pacientes. Más de 15 años de profesión y un bagaje formativo espectacular en los mejores hospitales de medio mundo, le han convertido en un referente en su campo.
-¿Cómo ha cambiado el perfil del paciente en los años que lleva ejerciendo?
Cuando empecé en la cirugía plástica el paciente tipo era el de una mujer de entre 45 y 50 años con problemas de envejecimiento facial; ahora tenemos un abanico mucho más amplio. Ha habido un cambio de mentalidad. Ahora somos más previsores, no esperamos a que nuestro rostro o cuerpo se marchite para intentar volver a rejuvenecerlo, sino que procuramos alargar la belleza. Se consiguen mejores resultados manteniendo la juventud que intentando recuperarla cuando ya se ha perdido.

-¿Existe una obsesión por ser o parecer más bellos?
La apariencia del ser humano ante sus semejantes ha sido una de las preocupaciones prioritarias a lo largo de la historia. El culto al físico no es algo nuevo, desde la prehistoria hasta nuestros días, las personas han hecho todo lo posible para acercarse al ideal de belleza de cada época. La diferencia es que ahora, en las sociedades occidentales, vivimos en una sociedad del bienestar (a pesar de la crisis) que nos permite ocuparnos de estos aspectos más que en otras épocas.

-¿Cada vez buscamos tratamientos más rápidos?
En los últimos años la cirugía estética ha evolucionado considerablemente. Los avances técnicos en este campo, además de ofrecer mejores resultados, permiten cirugías más cortas y menos traumáticas, recuperaciones más rápidas al tiempo que se optimizan los resultados. Ahora existen técnicas que permiten intervenciones ambulatorias, recuperaciones de pocos días con unos resultados muy buenos, como la blefaroplastia.

-Como cirujano plástico ha operado a más de 7.000 personas. Cuando un médico llega a estas cifras, ¿su labor se convierte en algo mecánico?
No, en absoluto. Ni en el quirófano ni en la consulta. Cada persona tiene una armonía distinta: la belleza en cada una es única y diferente, así la nariz que haría hermoso un rostro, en otro podría no ser el adecuado. La belleza es equilibrio, armonía y simetría entre los distintos aspectos de nuestro físico, por lo tanto es algo individual e intransferible. Entender esto y saber buscar ese equilibrio en cada paciente es imprescindible para conseguir buenos resultados. Con ello quiero decir que para mí, cada persona que llega a la consulta con un problema es un nuevo reto, algo único a lo que enfrentarse. Y eso es el aliciente máximo para un cirujano plástico.

-¿Y cuál es el secreto para conseguir buenos resultados?
No existe una fórmula mágica, sino el cúmulo de mucho trabajo. Por un lado es imprescindible que el paciente se sienta seguro de quién tiene delante y para conseguirlo, la información es básica. Después debemos tener a un cirujano cualificado, técnicamente exquisito y con una visión artística del paciente, y que también haga un buen diagnóstico. Y además, debemos utilizar las máximas garantías médicas que tengamos a nuestro alcance: tecnología solvente, centros hospitalarios de alto nivel, personal muy preparado... todo lo necesario para proteger la salud del paciente y garantizar unos resultados óptimos.

-Pero también es usted conocido como un gran especialista en cirugía de la mama, ¿qué engloba esta especialidad?
A lo largo de mi carrera he realizado cerca de 4.000 cirugías de la mama: aumento, reducción, maxtopexia, reconstrucciones... Es una cirugía muy creativa, aunque muchas personas piensen que no, que es algo mecánico. Es imprescindible estudiar muchos factores del contorno femenino para saber qué prótesis es la más adecuada en cada caso o qué vía debemos usar en una u otra paciente para que los resultados sean óptimos. En el caso de la cirugía reconstructiva, no sólo es algo artístico, sino que también debemos contar con el estado de ánimo de la paciente. Y todo ello es muy motivador.

-El aumento de pecho es la intervención más solicitada en España. ¿Qué avances ha habido en este campo?
Tanto médica como técnicamente han habido avances, sobre todo en algunas técnicas y en la anestesia que permiten que la cirugía estética cada vez sea menos invasiva y permita unos resultados más naturales y armónicos. Las prótesis actuales que usamos en el Instituto son de última generación y muy seguras. Aunque creo que en este tipo de cirugía, el mejor avance es poder aumentar el tamaño de los senos sin tocar la glándula mamaria, por ello la mejor vía de acceso es la axilar. Aunque técnicamente es la más compleja para el cirujano, permite operar sin intervenir en la glándula.

-¿Qué opina sobre los nuevos implantes inyectables para aumentar los pechos?
Para los casos de reconstrucción de mama post mastectomía, la grasa de la paciente enriquecida con células madre es una buena opción. Pero cuando la intervención se realiza con fines estéticos, mi prioridad es mejorar el aspecto del pecho sin tocar la glándula mamaria; no soy partidario de inyectar un material, aunque sea biocompatible, en una glándula sana. Debemos tener en cuenta que esta técnica no está exenta de riesgos que a veces resultan más difíciles de solucionar que con otro tipo de implantes.

-Es usted conocido por ser una persona cercana con sus pacientes...
Me gusta conocer bien a mis pacientes: inquietudes, preocupaciones, expectativas... Cuando se establece una buena sintonía médico-paciente es más fácil conseguir buenos resultados porque sabes qué es lo que busca y éste tiene una confianza en ti que le evita mucha angustia. Mi filosofía de trabajo ha sido, desde el principio, la de ofrecer la máxima calidad, al tiempo que un trato humano y cercano. Y esta metodología la hago extensiva a mi equipo: no sólo les pido que sean grandes profesionales, sino también que el bienestar del paciente sea nuestro eje común, nuestro motor diario.

-¿Fruto de esa cercanía nació el portal de internet www.ivanmanero.com con un blog y un foro, donde no sólo habla de medicina?
El portal es una herramienta clave para informar que espero siga creciendo con nuevas secciones e información. Nunca debemos olvidar que la cirugía plástica es medicina, por ello la información es crucial. Quería una web donde las personas no sólo pudieran conocer novedades y resolver dudas, sino también participar, opinar o preguntar. El blog nació como una necesidad. Vendría a ser la misma razón que me llevó a participar en el programa de Cuatro “El Cirujano”. Había leído algunos blogs de compañeros, pero eran básicamente informativos. Yo quería algo diferente. Algo con lo que comunicarme directamente, no sólo desde un punto de vista profesional. Quería hacer llegar que detrás de una bata blanca hay una persona que se preocupa por el mundo que le rodea, por conocer y por intentar cambiar aquello que no cree justo. El foro es consecuencia directa de esta idea. En el blog opino; en el foro escucho y converso.

-¿Y cómo nace su vertiente más solidaria?
Teniendo una buena base: la educación de mis padres. Creo que es muy importante no centrarnos en el pequeño mundo que nos rodea diariamente. Es imprescindible ampliar nuestra mirada para ver las cosas con perspectiva. Cuando conoces países como Guinea Bissau, donde trabaja tanto la ONG AMIC como la Fundación que presido, te das cuenta de lo mucho que tenemos y lo poco que en realidad necesitamos para vivir. En el primer mundo los médicos estamos acostumbrados a pedir una gasa, extender la mano y tenerla. Allí eso es muy difícil. Un bebé se puede morir porque no se le puede aspirar la mucosidad, porque es imposible realizar una prueba de laboratorio o porque no tienes material estéril con el que trabajar. Además, cuando has estado allí, le pones rostro y nombre a todos esos niños y es imposible no involucrarte. Ahora estamos trabajando para dotar un hospital de material, instrumental y mobiliario médico, pero también para formar al personal del país y poder ofrecer con todo ello una sanidad de calidad. 
__________________
IM COSMETICS, una nueva línea
Desde el principio de su carrera el Dr. Mañero ha defendido una estrecha colaboración entre la cirugía y la medicina estética con las profesionales de los salones de belleza. “Siempre he colaborado con esteticistas porque creo que esto ayuda a conseguir resultados óptimos. El trabajo que hacen estas profesionales es importante para mantener el resultado final en muchos tratamientos”. De hecho, acaba de publicar una nueva web www.profesionalesdelaestetica.com que espera sirva “como un punto de encuentro entre los cirujanos, médicos estéticos y esteticistas y conseguir así optimizar los resultados”. También considera que la cosmética es una buena aliada de su profesión y ello le ha llevado a crear una línea cosmética sobre la que lleva trabajando varios años y que ahora sale al mercado. Por ahora se compone de tres productos: una crema facial (Antiaging AEC), una reafirmante corporal (Globalift) y una anticelulítica (Sculp anticelulítica).

Contacta con Clínica Mediterránea