Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Maria del Pilar Fernández-Viader, Directora del Grupo APRELS

"Durante años la lengua de signos se transmitió sólo de padres a hijos, casi de forma secreta"

En Catalunya existe una lengua que utilizan diariamente más de 25.000 personas. Se trata de la Lengua de Signos Catalana (LSC), un lenguaje de signos natural y propio de las personas sordas de Catalunya, que son unas 12.000, a las que hay que añadir familiares, educadores, pedagogos, etc. No es una lengua nueva, tiene más de dos siglos de historia, y tiene naturaleza de sistema lingüístico completo con procesos de cambio y evolución similares a los de otras lenguas. Además, el Parlament de Catalunya aprobará en breve una ley propia a la LSC, lo que la equiparará a otras lenguas de las CC.AA. Desde la Universidad de Barcelona, el grupo Desenvolupament, Ensenyament i Aprenentatge de les Persones Sordes i Usuàries de la Llengua de Signes Catalana de la UB lleva más de 20 años investigando sobre esta lengua. Su directora es la Doctora en psicología María del Pilar Fernández–Viader.
¿Qué utilidad va a tener la inminente aprobación de la Ley de Lengua de Signos Catalana por el Parlament de Catalunya?
La nueva ley va reconocer que la comunidad sorda catalana tiene una lengua propia, equiparable al catalán o al aranés, lengua ésta con menos hablantes que la LSC.  Por un lado la ley facilitará el acceso a la información de los ámbitos públicos y privados y por otro, la incluirá dentro del patrimonio cultural y lingüístico catalán, normalizándola y creando un estándar propio.

Para los no entendidos parece que la lengua de signos es universal y que no tiene que haber una lengua propia para Catalunya…
Es un error frecuente considerar que la lengua de signos es universal. No es así. No debemos olvidar que se trata de una lengua y, como tal, se diferencia respecto de las otras. A modo de curiosidad, palabras como “tomate” o “Navidad” se signan de forma diferente en la lengua catalana y en la española y en las diferencias se detectan los rasgos de identidad cultural. Además son lenguas vivas donde aparecen neologismos constantemente y están sujetas a constantes modificaciones.

¿Cuál es el cometido del grupo APRELS en la investigación de la Lengua de Signos?
Tenemos un equipo de 15 investigadores, algunos de ellos sordos, provenientes de todo el mundo y que trabajan en 12 líneas de investigación. De forma conjunta, nuestra función es el estudio prioritario de la lengua de signos catalana (LSC) y de sus usuarios, priorizando  los procesos mentales cognitivos y comunicativos de las personas sordas y sordociegas y el análisis de los métodos de enseñanza y aprendizaje de estas personas. Averiguamos, por ejemplo, cómo debemos enseñarles determinadas materias como las matemáticas u otros idiomas.

¿Cuáles son los principales problemas que tiene el colectivo de sordos y sordociegos en el proceso cognitivo?
Todos aquellos ligados a la recepción de la información. Imagínese cómo pueden comunicarse un padre y un hijo con suficientes garantías si no tienen un lenguaje común, o cómo va reaccionar un niño año tras año en una escuela en la que no puede formarse porque los educadores desconocen su lengua.

Háblenos de las jornadas de los próximos días 25 y 26 de marzo sobre el estado actual de la investigación en lenguajes de signos.
Durante dos días vamos a reunir en Barcelona a investigadores y profesionales de primer nivel que se dedican a la investigación del lenguaje de signos, y a las necesidades de sus usuarios, especialmente a personas sordas y sordociegas. Ellos mismos explicarán sus experiencias en diferentes ámbitos como el profesional, el laboral o el universitario. Es un encuentro que busca promover el contacto entre la investigación y la práctica. 

Contacta con Grup APRELS