Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Neules, un producto navideño tradicional elaborado con la última tecnología

Tres cuartas partes de estos deliciosos postres que se consumirán en Catalunya durante las fiestas proceden de los obradores de Rifacli

La neula, dulce y ligera, es el contrapunto ideal a los copiosos ágapes navideños. Un postre que se deshace en el paladar, que algunos incluso mojan en la copa de cava y que permite alargar las entrañables sobremesas de estas fechas. Sobre neules saben, y mucho, en Rifacli, una empresa casi centenaria situada en Montblanc, Conca de Barberà, y que elabora anualmente tanto industrial como artesanalmente cerca de 250 millones de unidades. Rifacli también produce otros productos de repostería y confitería como el carquinyoli, del que fueron inventores, el barquillo o el abanico, que es una especie de crêpe plegado triangularmente.
La neula, una pasta fina formada a partir de agua, harina y especias, ya estaba presente en la mesa de los romanos. Éstos le dieron el nombre a partir del término nebula: niebla, por su forma fina y transparente. En el siglo XI ya tomó su actual sentido como “hoja delgada de pasta de harina” y más adelante en diversos documentos ya se cita a la neula como un alimento ideal para aquellas personas que tengan problemas estomacales debido a su ligereza y fácil digestión.
    Xavier Martí, administrador de Rifacli desde 1989, apunta a la naturaleza del producto y a las condiciones meteorológicas de la zona como parte importante de su éxito, “hoy en día se podrían elaborar neules en cualquier lugar, pero hace casi un siglo no era fácil encontrar un entorno que tuviera escasa humedad. La zona de Montblanc era ideal para elaborarlas. Por otro lado mantenemos los ingredientes: agua, harina, azúcar, huevos y hierbas aromáticas de la comarca, sin aditivos ni conservantes”.
Lo que sí ha variado es la producción. Rifacli ha implantado novedosas técnicas industriales que combinan con otras artesanales “hemos desarrollado un sistema propio de producción que nos permite mantener la vaporosidad del producto y su forma de pliegue en forma de tirabuzón para respetar la esencia de la neula artesanal. Está todo automatizado desde que se mezclan los ingredientes hasta que se introduce el producto en  su  envase, señala Martí.  Así hasta alcanzar los 250 millones de unidades, no en vano un 75% de las neules que se comerán en Catalunya esta Navidad serán Rifacli. Junto a esta producción industrial la empresa mantiene una elaboración artesana de 80.000 neules  hechas a mano para una demanda especial en las que sólo entra la automatización en el envasado.
    Xavier Martí, máximo responsable de Rifacli, también es consciente de la estacionalidad de su producto y sobre todo de lo complicado que es a menudo introducir novedades. “El consumidor por Navidad quiere degustar la neula tradicional. Para este año se ha presentado por primera vez la versión Premium que, con los mismos ingredientes, sabor y textura, tiene un mayor tamaño. También se continúa con la variante introducida el año pasado denominada Duetto, donde combinamos la neula clásica con otra bañada en chocolote”, explica. Su distribución se ha realizado a través de cestas de navidad así como por puntos de venta seleccionados de toda España. Rifacli también exporta a Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.
    Ante la actual situación económica, Martí señala que “no estamos notando una menor demanda ya que la naturaleza de nuestro producto y su precio ajustado hará que mantengamos nuestra presencia tanto en los lotes de Navidad como en las sobremesas de las celebraciones navideñas”. Los planes de futuro de la empresa, además de mantener el liderazgo en la fabricación de neules y potenciar otros productos durante todo el año, pasan por “continuar investigando para conseguir que determinados colectivos como los celíacos disfruten de las neules de Rifacli la próxima Navidad”, señala Xavier Martí. 

Y en verano, barquillos para los helados
Rifacli es mucho más que neules. Muestra de ello es la apuesta decidida por otros productos que realiza durante todo el año. Los lanzamientos de nuevos productos son continuos y la modernización de su catálogo constante, combinando sabores y presentando nuevos envases. Así, la producción artesana e industrial también engloba a  los abanicos, que son  una especie de crêpe plegado triangularmente, ideales para acompañar a los helados junto a los barquillos.

Contacta con Rifacli