Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Andreu Alsius, director general de MARKET AAD

"Si el directivo no unifica la visión, sólo se consigue tensión"

Una empresa tiene la posibilidad de tener una visión única y ésta es la que puede marcarle un trabajo de líder. Y en esta concentración de la problemática se sitúa el directivo, quien ha de ser consciente de que su trabajo no consiste sólo en salir de la crisis, sino en realizar una tarea de corrección y adaptación constantes. En esta filosofía se basa MarketAAD desde1983, consultoría de marketing que aborda el estudio de mercado desde una visión proactiva, ayudando a las empresas a unificar la visión estratégica, a identificar elementos creativos y a innovar.
-¿Cuál es la filosofía de Market AAD en su ayuda a las empresas?
Nosotros entendemos que el marketing se encuentra en una relación perspicaz y creativa con el entorno, que aporta visiones únicas y que, estando de acuerdo con el movimiento natural de los mercados, son innovadoras. Estamos hablando de anticipación, proactividad: aprovechando oportunidades y/o creándolas. Intentamos defender los valores empresariales, o por lo menos ayudar a que se produzcan, pues las empresas no suelen unificar las ideas de todos los directivos. Trabajamos para la unidad, para la idea empresarial (que conlleva una utilidad, un beneficio social) y al cliente le ofrecemos proximidad, constancia y el compromiso. Damos las herramientas a las empresas para que sean líderes. 

-¿Cuáles son las claves para que una empresa, en un entorno tan competitivo, pueda sobresalir en el mercado? 
La primera pregunta que podríamos hacernos es, ¿por qué están en un entorno tan competitivo? ¿Siempre se han sentido así? ¿Esta empresa hipotética alguna vez ha sobresalido del mercado? Cada empresa tiene su solución: distintas áreas y distintas prioridades. Desde el punto de vista técnico, no hay una solución que sirva para todas. Desde un punto de vista de gestión de equipo, podríamos hablar de las pautas a seguir: primero distanciarnos de la problemática, obtener una visión amplia de la situación, algo así como “enfrentarte a tu verdad”. Si observamos a la empresa como la idea que es realmente, y la dirigimos hacia la visión de lo que puede ser, entonces somos capaces de ver el camino. A continuación comprender que éste es un ejercicio permanente de corrección y de visión.

-¿Cuál es el papel del directivo en este proceso?
Lo dice la palabra: señala la dirección hacia la que hay que mirar; si el directivo no unifica la visión, sólo conseguiremos tensión. Para hacer buen marketing se requiere encontrar directivos que se encuentran en este proceso: entonces siempre hablamos de acciones, resultados y correcciones. El superdirectivo es el que está instalado en la visión y en la acción y por lo tanto puede hacer marketing.

-¿Cree que falta espíritu emprendedor?
Creo que sobra espíritu del miedo; dicho de otra forma, tal vez hay espíritu emprendedor que no se manifiesta. También juega aquí un papel importante la formación: ¿qué enseñanza recibimos y qué enseñanza damos? Creo que el producto resultante es un mar de confusión y de dificultad basado en el accidente: acabamos siendo unos dogmáticos. El empresario ha de ver que el trabajo auténtico es un valor muy alto porque consiste en hacer que tu plan, tu visión, suceda. Si tu visión es creativa y conlleva innovación, la empresa aporta una mejora a la sociedad y se suma al proceso un ingrediente emocional indispensable. 

Contacta con Market Aad