Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Dra. Josefina Llagostera, Pediatra y Coordinadora de la Escuela de Padres del Hospital de Nens de Barcelona

"El riesgo de deshidratación es mayor cuanto más pequeño sea el niño"

Tener un hijo por primera vez suscita muchas preguntas: desde la lactancia, la alimentación posterior, hasta las enfermedades que pueden contraer los pequeños de tipo vírico. Por eso, en esta entrevista, la pediatra del Hospital de Nens de Barcelona, Josefina Llagostera, nos da algunas respuestas sobre las temáticas más habituales.
-La lactancia materna es de gran importancia para crear un sistema inmunológico fuerte en los recién nacidos, pero a muchas mujeres que no pueden o no quieren dar el pecho les preocupa no poder hacerlo. ¿Es igualmente eficaz la alimentación que se da de forma artificial?
Si la mujer decide no dar el pecho, normalmente no les crea angustia. Distinto es el caso de la mujer que quiere dar el pecho y que finalmente por las circunstancias del bebé (prematuro, bajo peso, infección neonatal...) o de la madre (ingreso por problemas post parto, poco apoyo del entorno...) no puede dar el pecho. En estos casos sí que la madre se preocupa y en ocasiones puede tener sensación de fracaso. En estas circunstancias es imprescindible el apoyo del pediatra y de la pareja. Lo importante es intentarlo, si no se consigue o la experiencia no es agradable, lo puede dejar en cualquier momento. La última palabra la tiene la madre.

La única alternativa a la leche materna es la leche artificial. En ocasiones cuando la madre tiene leche pero no puede dar el pecho por distintas causas (incorporación laboral, grietas en pezón lo que hace que sea dolorosa la lactancia...), puede sacarse la leche con un sacaleches y ofrecérsela al bebé. La leche artificial es eficaz como la materna y nos ayuda a que nuestros bebés crezcan sin déficits, pero no es perfecta. La leche materna es ideal porque además de aportar los nutrientes necesarios ayuda a la maduración del sistema inmunológico, protege contra las alergias, previene al lactante de enfermedades del adulto como obesidad, hipertensión... Los laboratorios se esfuerzan cada día más en conseguir leches artificiales que se asemejen a la leche materna.

 El contacto con la madre es imprescindible. El que la madre no pueda o no quiera dar de mamar, no implica que no exista éste. Pensemos que también tenemos contacto con nuestros hijos/as cuando damos un biberón y en otros momentos del día como el baño, durante el juego, cambio de pañal…

 -Háblenos de la importancia del desayuno y la merienda. ¿Qué deben contener para que sea equilibrada?
El desayuno debe suponer, aproximadamente, el 25% de las calorías diarias; y la merienda, entre el 15-20% de las calorías que ingerimos cada día. El desayuno debe garantizar la energía necesaria para afrontar las actividades físicas y psíquicas de los niños/as tras el descanso nocturno, después de muchas horas sin ingerir alimento. Se debe desayunar en la mesa y si es posible con los padres, para dar ejemplo. Un desayuno correcto debe aportar fruta, cereales y lácteos. La merienda que implica una ingesta inferior de alimento es un buen momento para ofrecer a los niños/as fruta y posteriormente un lácteo o un pequeño bocadillo. Deberíamos evitar la ingesta de aditivos y conservantes ya que muchos de ellos pueden ser potencialmente alérgenos. Esto es imposible en una sociedad industrializada donde la mayoría de alimentos pasan por este proceso para su mejor conservación. Apostaremos por aquellos productos que sean naturales y evitaremos los otros, y evitar la grasas que poseen muchos alimentos como la bollería, galletas..., que se ofrecen como alternativa al bocadillo en la merienda.

 -Ahora que los niños estarán en mayor contacto entre sí debido a las vacaciones de verano, ¿cuáles son los principales síntomas de infecciones por virus, como el famoso rotavirus? ¿Qué opina de la vacunación y cuándo debe administrarse? 
El rotavirus es un virus de elevada contagiosidad que se transmite vía fecal-oral, por contacto entre dos individuos y también a través de superficies contaminadas. Afecta principalmente a niños/as menores de dos años. Provoca una diarrea de inicio brusco con abundantes deposiciones lo que implica pérdida de agua y electrolitos (sodio, potasio) y por tanto riesgo de deshidratación. Este riesgo es mayor cuanto más pequeño sea el niño/a. La duración de la gastroenteritis aguda suele ser de 8-10 días, pero la recuperación de la mucosa intestinal suele tardar, en ocasiones, más de un mes. Durante este tiempo las deposiciones suelen ser blandas.

 Existen actualmente en el mercado dos vacunas contra el rotavirus. Ambas están bien toleradas. Su administración es oral. Se inicia la vacunación alrededor de los dos meses de vida y finaliza al 6º mes. Su administración evita las diarreas por rotavirus.

-En otro orden de cosas, ¿cómo saber el correcto desarrollo postural del bebé y el niño? ¿Cuáles son las características que debe contemplar un cochecito de paseo, por ejemplo?
El/la pediatra durante los controles evolutivos que hace a vuestro hijo/a a lo largo de su vida y mediante su exploración, valorará si el niño/a presenta un correcto desarrollo postural así como si su evolución psicomotriz es adecuada. Para esto, vuestro/a pediatra, tendrá en cuenta: los factores de riesgo que puede presentar el niño/a, tanto familiares como personales (prematuridad, bajo peso, patología neonatal...); que el estímulo que recibe el niño/a sea el adecuado para su edad y que su desarrollo y maduración neurológica sea la que corresponde a su edad. El cochecito, por su utilidad, es una de las compras más importante que se hacen. Debemos fijarnos que sea práctico de manipular, que pese poco pero sobre todo que esté certificado, así cumplirá las normas de seguridad.

 El capazo es útil los primeros meses de vida del bebé (1º-2º mes). Durante el invierno se suele utilizar más tiempo ya que en él nuestro bebé está más protegido del frío. Es útil tanto para pasear como en el automóvil.

 La sillita del grupo 0/0+ que llega hasta los 13 kg de peso es útil también en el automóvil y para pasear. A partir del mes de vida veremos que el bebé está más despierto y mira con curiosidad el entorno. Este tipo de sillita le permite dormir en su paseo y curiosear si está despierto. La posición es correcta para su desarrollo. A partir de los 5/6 meses el bebé puede ir la sillita de paseo, estará más cómodo y podrá moverse mejor. La sillita del grupo 0/0+, que habíamos utilizado hasta ahora, la podemos dejar fija en nuestro automóvil.

Contacta con Hospital de Nens de Barcelona