Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Raúl Vila, director general de COINBcn

"El empresario debe aprovechar las opciones posibles de financiación en I+D"

La experiencia indica que aquellos países con un mayor peso científico son poseedores de un desarrollo económico que les proporciona una sensible ventaja en momentos de recesión como los que vivimos actualmente. De esta forma se expresa Raúl Vila, director de COINBcn, consultoría industrial formada por ingenieros y técnicos fiscalistas, con experiencia en la financiación de la I+D+i.
-¿Es importante la innovación en momentos de crisis?
Estos momentos son, sin duda, un lastre para la financiación de nuevas ideas y productos. Es en esta época de crisis cuando la innovación es una de las claves del éxito de las empresas y se hace condición sine qua non. En este sentido, el CDTI ha elaborado un meticuloso estudio sobre el impacto de la I+D+i que así lo refleja. De hecho, no invertir de una forma sistemática en innovación era, hasta hace poco, uno de los defectos más notorios de nuestra economía.

-¿Quiere decir que en época de crisis, más innovación?
Efectivamente. La correcta gestión de las herramientas de financiación para los proyectos de I+D+i es una especialidad, que no es para nada evidente, y que a veces suele ser menospreciada por parte de los responsables empresariales lo que los coloca en una situación de desventaja. El empresario no debe  dejar escapar todas las opciones posibles de financiación en I+D que tiene al alcance por desconocimiento, miedo o falta de recursos internos.

-¿Cuáles son estas opciones de financiación?
A nivel nacional, existen dos herramientas bien diferenciadas que son el pilar base de la financiación de la I+D para el empresario: las subvenciones y las deducciones fiscales. Las subvenciones son herramientas conocidas por la mayoría de empresas y sirven como apoyo a la financiación de proyectos que se realizarán en un futuro cercano. El problema es que para realizar una tramitación de calidad se necesita tiempo, recursos y una muy valorable experiencia en cada organismo, lo que afecta directamente al ratio de éxito.

 Las deducciones, por otro lado, son un ejemplo importante de política industrial basada en el apoyo a la estrategia baumoliana de innovación. En esencia, se trata de premiar a las empresas que realizan I+D+i minorizando su impuesto de sociedades hasta, como máximo, la mitad. De hecho, las deducciones en I+D+i españolas son las más favorables dentro del marco de la OCDE, pero curiosamente están desaprovechadas o, en el peor de los casos, se aplican de forma sistemática, sin cumplir con los requisitos legales mínimos que en caso de inspección se harían evidentes.

-¿Cómo interviene COINBcn en este sistema?
La capacidad de ahorro que se genera reside en el valor de nuestro análisis técnico-fiscal de las inversiones dedicadas a I+D+i, liberando a la empresa de recursos, por lo que el beneficio conseguido es muy sensible en las cuentas de resultados de nuestros clientes. Además, nuestros honorarios no responden a costes fijos y están ligados directamente a los resultados conseguidos reflejándose en un pequeño porcentaje del ahorro final, lo que garantiza nuestro total compromiso con todos los proyectos tratados.

Contacta con COINBcn