Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Vanguardia

Entrevista a Pedro Brosa Ballesteros, SOCIO FUNDADOR DE BROSA ABOGADOS Y ECONOMISTAS

"La reestructuración empresarial hoy también es posible, sólo hay que imaginarla"

El concurso es un deber legal pero no una opción empresarial válida

Salvar empresas es hoy el objetivo principal. Si las medidas gubernamentales no alcanzan a reforzar las empresas o estimular los mercados, apostar por la viabilidad empresarial es hoy el compromiso social de todos, según Pedro Brosa, dedicado al asesoramiento de empresas en crisis.

-¿Qué hacemos ante la crisis de una empresa?
La teoría es sencilla, análisis, diseño de soluciones y ejecución. La práctica se complica. Hay que analizar las causas de la crisis: puede ser puramente biológica -pues toda evolución supone la superación de crisis- o ante todo patológica, anormal, como la actual. Ver si el fallo es del mercado, del producto, del consumo, financiero, de costes o humano. Al buscar soluciones debe primar que sean adaptables a las circunstancias, siendo preciso: imaginación, disposición psicológica para avanzar sin retroceder y decisión para actuar. Es esencial un Plan Estratégico, una “hoja de ruta” que defina los nuevos objetivos empresariales y cómo alcanzarlos con un Plan de Viabilidad.

-Ardua tarea para el empresario…
Sí, el empresario tiene trabajo, pero se equivoca si asume el reto solo. Su empresa es mucho más que su riesgo personal. Como líder, debe conseguir una unidad interna empresarial de los componentes, integrarlos y concienciarlos de la situación, que participen del futuro de la empresa. La percepción de un “algo común” más allá del capital del socio predispone a arrimar el hombro: rebajar costes, asumir funciones nuevas o auxiliares para evitar, en lo posible, la aplicación de un ERE puro y duro. Pero hay que dar ejemplo: garantizar la aplicación de resultados o excedentes en la inversión o mayor capitalización de la empresa, huir de la dispersión de objetivos o de la pura especulación financiera.

-Y el concurso, ¿no es una solución? 
La crisis empresarial no es una cuestión jurídica y no es lógico pretender resolverla en un juzgado. Cosa distinta son las consecuencias jurídicas que puede comportar la crisis. Que el concurso no es solución es obvio: el 95% acaban en liquidación. La ley se propuso que los acreedores cobren, pero ignoró que, en la práctica, las probabilidades son mayores si la empresa se salva. Ahora bien, por si la falta de una legislación previa y protectora de la viabilidad empresarial nos aboca al concurso, deberán preverse anticipadamente medidas para el mejor desarrollo concursal.

-Pero la Ley acaba de modificarse en marzo…
Cierto, pero no aporta ninguna solución de fondo a la problemática actual. Aun así también quiero romper una lanza a su favor: pretende facilitar la refinanciación de empresas con dificultades financieras y da una oportunidad a la negociación con los acreedores antes de verse en la obligación legal de presentar concurso.

-Entonces, ¿por dónde deben ir las soluciones de futuro?
Cambio de sistema. La superación de una crisis siempre aporta ventajas, experiencia y un nuevo horizonte evolutivo: de la crisis del capitalismo financiero debería extraerse la necesidad de reforzar legalmente la empresa. Sin ella no hay producción, distribución, servicio ni innovación. En definitiva, no hay economía positiva. Hasta hoy, el sistema económico-financiero considera la empresa sólo como objeto de derecho, que se crea, se transmite o liquida en función de la voluntad del capital. Deberíamos plantear un auténtico derecho empresarial, donde la empresa pasara a ser sujeto de derecho, integrado, en proporciones variables, por sus principales componentes: el capital, la gestión, la técnica y el trabajo. Un nuevo horizonte económico es factible: mayor integración y estímulo, control interno, solidez, unidad de intereses y capacidad de productividad mucho más intensa.  

_____________________________________
Especialistas en crisis empresariales

Los principales socios de Brosa son tanto abogados como economistas. Desde sus oficinas en Barcelona y Madrid, y despachos asociados en Sevilla, Bilbao y Lisboa, asesoran en reestructuración empresarial, gestión de crisis, economía y finanzas, mercantil, fiscal, laboral, procesal, familia y transporte. Euroadvisers, especializada en fusiones y adquisiciones, forma parte del grupo. La segunda generación de la familia Brosa ya ocupa un lugar destacado en el organigrama de la firma junto con socios externos a la familia.

Contacta con Brosa Abogados y Economistas