Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

La venta de alimentación ecológica en España, aún muy inferior a la media europea

Su consumo en nuestro país no llega al 1% del total, mientras llega hasta el 5% en algunos países europeos

En 2005, el entonces Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación realizó un estudio sobre productos de producción  ecológica  (diciembre 2005), a través del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria. Según dicho estudio, sólo se declaró consumidor de este tipo de alimentación un 27,5% de la población, fundamentalmente por razones de salud y sabor. Aunque este porcentaje pudiera parecer razonable, el gasto per cápita del consumidor español se estima no superaría los seis euros por año. Tres años más tarde, esta proporción ha aumentado, pero aún está muy lejos de la media europea.

El trabajo “Guía de Buenas Prácticas para la Comercialización de Productos Ecológicos” y el “Estudio Monográfico de Productos Ecológicos”, llevados a cabo por el Observatorio del Consumo y la Distribución Agroalimentaria del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, dentro del “Plan Integral de Actuaciones para el Fomento de la Agricultura Ecológica 2007-2010” y presentados en el marco de la feria Alimentaria de este año, indican que el consumo de alimentos y bebidas ecológicas en España es todavía bastante escaso (entre el 0.5% y el 1% del consumo alimentario total) situándose por debajo de lo que ocurre en otros mercados desarrollados (Suiza, Alemania, Italia, EE.UU., Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Francia, Países Bajos, etc.) en los que dicho porcentaje oscila entre el 2.5% y el 5%.

El trabajo también arrojó otras conclusiones, como que actualmente, el consumo per cápita de productos ecológicos en España se sitúa entre 10 y 12 euros/año, frente a consumos per cápita muy superiores en otros países desarrollados (entre 20 y 45 euros/año). Es indudable que existen grandes oportunidades y posibilidades de crecimiento y expansión de ese mercado interior, dada la limitada posición de partida en contraste con la elevada capacidad productiva de España. Hasta ahora la salida a esa elevada capacidad de producción ha sido la exportación (se exporta el 70 u 80% de lo que se produce), lo cual no ha impedido que para abastecer el mercado interior haya sido necesario recurrir a las importaciones (posiblemente equivalente al 50% del consumo interior, más o menos).

Hay numerosas razones que explican ese bajo nivel de consumo en el mercado interior, como son la falta de información y frecuente confusión del consumidor en materia de productos ecológicos, la difícil capacidad de comprensión o aceptación del diferencial de precios respecto a los productos convencionales, muchas veces peor presentación o problemas de caducidades, la preferencia por los productos frescos y elevado nivel de disponibilidad de estos productos en España, la asociación entre Agricultura Ecológica y “vegetarianismo” o “movimientos ecologistas”, la ausencia de una comercialización correcta, la ausencia significativa, suficiente o continuada en los lineales de venta de los canales minoristas, el alto porcentaje de consumidores convencionales desconoce la existencia y/o las características de estos productos, el abuso de la calificación en producción convencional,  de productos “naturales”, “caseros”, “sin conservantes”, etc.,  cuando realmente no lo son o carecen de etiquetado reglamentario. Son otro tipo de productos y así habría que presentarlos y el exceso de sellos o logotipos, que confunden al consumidor.

Estos resultados, junto con otras motivaciones medioambientales, de calidad y seguridad alimentaria y de desarrollo rural, evidencian la necesidad de realizar, y así lo está realizando el MARM, actuaciones enérgicas a favor del desarrollo del sector ecológico, que se resumen y están contenidas en Plan Integral de Actuaciones para el Fomento de la Agricultura Ecológica 2007-2010, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ya citado y que puede ser consultado en su página web.

Entre las acciones para el fomento del consumo de alimentación ecológica ejecutadas dentro del Plan, encontramos la Campaña de información y promoción de los alimentos ecológicos en España, 2006-2008 con un presupuesto de 2,3 millones de euros y cofinanciada por la Unión Europea, que, presentada en noviembre de 2006, comenzó su ejecución en esa época y ha finalizado en el pasado verano de 2008.