Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Clemente Mata Tapia, Subdirector General de Calidad Diferenciada y Agricultura Ecológica del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino

"La aceptación de nuestros productos en el mercado internacional se da por la calidad y variedad de nuestra oferta agroalimentaria y el dinamismo de nuestras empresas"

La Dirección General de Industria y Mercados Alimentarios busca fomentar el consumo de agricultura ecológica

Los productos españoles poco a poco van haciéndose un hueco en el mercado internacional. En un momento en que existe oferta de todo el mundo, los productos españoles deben ganarse su espacio entre la competencia utilizando sus mejores bazas: la calidad y la variedad, una apuesta en la que deben participar todos los eslabones de la cadena, desde los productores hasta los exportadores. Clemente Mata Tapia nos da su visión acerca de la actualidad de los productos españoles, así como sobre el auge de los alimentos ecológicos y su indisoluble asociación con el término “calidad”.

-¿Cuáles son los productos más demandados en el extranjero? ¿Por qué otros productos nacionales no entran en el mercado internacional con la misma aceptación, por ejemplo, que el vino?
Con un planteamiento general de partida, considero que las perspectivas pueden considerarse buenas, siempre con la premisa de mejorar los logros ya conseguidos. Tal premisa no debe considerarse gratuita sino basada en dos elementos que cabe considerar fundamentales para la penetración de nuestros productos en los mercados internacionales: la calidad y variedad de nuestra oferta agroalimentaria y el dinamismo de nuestras empresas. A ello hay que añadir que para determinados sectores de gran importancia, como el cárnico, van desapareciendo trabas y dificultades que impedían o coartaban  su apreciación en el exterior.

 El caso del vino, que cuenta a su favor con ser un producto sumamente internacionalizado, con muchos años de trabajo y experiencia  en el mercado exterior,   no es ni mucho menos aislado, también en el caso del resto de productos agroalimentarios con DOP o IGP. De acuerdo a nuestros datos, los productos que han generado mayor volumen económico en el  mercado exterior han sido los quesos, frutas, jamones y aceite de oliva virgen. Asimismo con una menor cuantía podemos citar los productos de pastelería, panadería y repostería y en menor escala las carnes frescas y otros. De acuerdo a estos mismos datos, los productos más demandados serían quesos, jamones y aceite de oliva.

-¿Existe un auge de la alimentación ecológica?
Esperamos que sí, aunque no tenemos todavía mediciones concretas de los efectos que las recientes actuaciones del MARM, para fomentar su conocimiento y consumo, han provocado.

 Uno de los motivos inmediatos que originaron esas actuales actuaciones  en aras de la promoción, fomento y desarrollo de la AE, fue la constatación del estado de conocimiento y consumo de productos ecológicos de acuerdo con el estudio del mercado, específico sobre productos de producción  ecológica  (diciembre 2005), realizado por el MAPA a través del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria.

-¿Siempre debemos asociar la alimentación ecológica con la alimentación de calidad?
En los  productos agroalimentarios, los consumidores buscan, cada vez más, productos específicos con características especiales, bien por tener un origen geográfico determinado, bien por haberse utilizado métodos tradicionales en su producción, como en parte es el caso de las producciones ecológicas.

 Un sector representativo de la calidad diferenciada es la Agricultura Ecológica, pues se trata de un método agrario de producción respetuoso con el medio ambiente, que utiliza métodos tradicionales, que no utiliza insumos de síntesis, y es, pues, estacional. Todo ello se traduce en unas propiedades organolépticas especiales. Además encaja con las nuevas pautas de consumo y enlaza con las nuevas políticas de calidad, de desarrollo rural, de agricultura sostenible y de zonas desfavorecidas. Responde perfectamente a las demandas crecientes de los consumidores en cuanto a calidad y seguridad alimentaria, gracias a la transparencia de la información, a los sistemas de control que experimenta y a la trazabilidad de su cadena agroalimentaria.

Los productos ecológicos son alimentos de calidad controlada, es decir, están certificados por entidades, ya sean públicas o privadas, autorizadas y supervisadas por las administraciones de las Comunidades Autónomas. Estas entidades de certificación verifican el cumplimiento de los requisitos de la producción ecológica. Se trata de una certificación agroalimentaria análoga a la de otros productos de calidad, como las realizadas a las IGP o DOP. Finalmente, los productos ecológicos certificados son etiquetados como ecológicos, orgánicos o biológicos (o “eco” y “bio”, pues todas estas menciones son idénticas y reservadas en exclusiva a la producción ecológica) y en su contra-etiqueta llevan el código o nombre de la entidad que realizó la certificación.

 Como muestra de las acciones que realizamos para el reconocimiento y divulgación de la calidad de estos productos, citemos el trabajo sobre “La Valoración Sensorial y Cualitativa de Productos Ecológicos”, dentro, también, de las acciones del “Plan Integral de Actuaciones para el Fomento de la Agricultura Ecológica 2007-2008. Las  referencias sensoriales y cualitativas son un factor importante a la hora de evaluar los actuales procesos productivos, así como los de elaboración y transformación de los productos ecológicos, con el fin de introducir mejoras orientadas hacia la consecución de los niveles más altos de calidad.
 Los datos organolépticos obtenidos, francamente satisfactorios, han sido derivados de una actuación de la Unión Española de Catadores, a través de la organización FEPECO (Federación de Empresas con Productos Ecológicos) y financiada por nuestro ministerio. Se han valorado muestras de vinos ecológicos, carnes frescas ecológicas, el pan ecológico, aceite de oliva virgen extra ecológico y las frutas y hortalizas ecológicas.

____________________________________________
La Regulación de la Alimentación Ecológica

Para ser ecológico, un alimento natural o trasformado, debe haber sido producido conforme a unas normas muy estrictas, de cultivo, de manejo ganadero, o de transformación, establecidas en el Reglamento de Agricultura Ecológica de la Unión Europea, Reglamento (CE) nº 2092/91, vigente hasta el 1 de enero de 2009, que será sustituido por el  Reglamento (CE) 834/2007 de 28 de junio sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos, ya publicado.

El cumplimiento de las disposiciones de esos Reglamentos es verificado por las Autoridades competentes de las CCAA, que a través de sus entidades y organismos de control, registran, certifican y controlan todo el proceso de la cadena agroalimentaria de estas producciones.

Contacta con Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino