Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

El Periódico de Catalunya

¿QUÉ ES UNA VACUNA?

Algunos consejos y características sobre estos productos inmunológicos preventivos, seguros y beneficiosos para la salud

Una vacuna es un producto inmunobiológico, capaz de inducir una respuesta inmunitaria específica protectora (anticuerpos – Ac) frente a un antígeno (Ag), en un individuo sano susceptible de padecer una determinada enfermedad, normalmente de origen infeccioso.

Normalmente las vacunas son suspensiones de lo que llamamos Ag, que son microorganismos (principalmente virus o bacterias) vivos atenuados, muertos o inactivados, o bien sus fracciones inmunógenas (normalmente proteínas o polisacáridos). Otra forma de prevención consiste en la inmunización pasiva utilizando suspensiones de anticuerpos Ac (antitoxinas -origen animal- o inmunoglobulinas -origen humano-), producidos en otro huésped (humano o animal) con el fin de producir una Respuesta Inmunitaria (RI) inmediata a corto plazo.

¿Qué es la inmunidad?
Cuando nuestro cuerpo detecta en su interior algo extraño o ajeno a nuestro organismo, se produce una activación de nuestro sistema inmunológico o sistema de defensa, que llamamos respuesta inmunológica (RI), la cual nos permite defendernos frente a posibles agresiones externas. Es lo que llamamos inmunidad adquirida, que puede adquirirse por un contacto natural con los microorganismos del medio ambiente, o bien de manera “artificial” mediante las vacunas.

La vacunación o inmunización activa es la forma más utilizada para prevenir enfermedades transmisibles en un individuo susceptible sano, junto con el control de la fuente infección y sus mecanismos de transmisión.

¿Cómo funciona una vacuna?
El objetivo principal de una vacuna es alertar a nuestro sistema de defensa para que almacene en su memoria las características de la posible infección. Para ello, se utiliza una pequeña cantidad de antígenos (Ag) atenuados o muertos, es decir, patógenos debilitados (virus, bacterias) que no puedan producir una reacción infecciosa fuerte, pero que sí sean capaces de desencadenar una respuesta inmunitaria (RI) en nuestro organismo para así crear esa “memoria” en el sistema inmunológico (SI).

Lo primero que hace nuestro SI es identificar estos Ag como algo extraño a nuestro cuerpo, poniendo así en marcha todo el sistema de defensa. Los Ag son identificados en primera instancia por los linfocitos B que se activan e inician la producción de Anticuerpos (Ac) o Inmunoglobinas (Ig) de forma masiva, ya que simultáneamente se multiplican en número. Estos Ac son específicos para cada agente infeccioso, ya que se unen a determinados elementos (epítopos) únicos para cada Ag.

Una vez han identificado al Ag específico, se unen a él haciéndolo visible para aquellos miembros del SI que se encargan de bloquear y/o destruir los agentes patógenos. Es en estos momentos cuando entran en acción los macrófagos, que ayudan a la eliminación de los agentes patógenos bloqueados. En este proceso, se crean linfocitos B de memoria, que quedan almacenados en nuestro SI, garantizando la protección en el futuro frente a una infección masiva, obteniendo una RI rápida y eficaz.
__________________________________________
¿QUIÉN Y POR QUÉ DEBE VACUNARSE?

Aunque en ciertas patologías no toda la población debe vacunarse, es importante que determinados grupos de población tengan presente la necesidad u obligación de vacunarse frente a determinadas infecciones: los bebés y los niños (para fortalecer su Sistema Inmune), los adultos y ancianos (porque su SI está debilitado o tienen patologías de base que pueden agravarse), el personal sanitario (porque está en contacto con determinados enfermos o poblaciones de riesgo que pueden padecer diferentes infecciones), la población inmigrante (porque en otros países no existen o no están erradicadas determinadas infecciones que en España aún no están controladas, o viceversa), y los viajeros (porque van a países donde existen infecciones que no se producen en España y no tenemos inmunidad frente a ellas). Otras poblaciones de riesgo o posibles afectados son los enfermos inmunodeprimidos y los enfermos crónicos (insuficiencia respiratoria, cardiaca, diabetes, etc.).

Contacta con Sanofi Pasteur MSD