Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

Monográficos Externos

Comunicación Empresarial

"Se precisan jueces especializados en Derecho de Familia de forma urgente"

Entrevista a Rosa Artigas Porta, abogada especializada en derecho de familia y socia directora del bufete Artigas Advocats

"El poder judicial no se ha ganado la confianza de una sociedad que precisa una rápida resolución de conflictos familiares"

Artigas Advocats presta servicios de asesoramiento en derecho civil, especialmente en derecho de familia. Se trata de un despacho de referencia por su conocida especialización y rigor profesional. Repasamos con Rosa Artigas, licenciada en Derecho en 1993 por al Universitat de Barcelona, docente universitaria y colaboradora  en varias asociaciones nacionales e internacionales de Derecho de Familia, algunos temas y casos de interés relacionados con su especialidad. Artigas a su vez que reclama mayor especialización y agilidad en los procesos judiciales del ámbito familiar.

-Tengo un hermano con una pequeña discapacidad. Él hace una vida normal pero me preocupa que contraiga deudas innecesarias, no sepa gestionar bien sus ingresos, si yo algún día no puedo ayudarlo. ¿Qué puedo hacer?

Si su hermano no está para incapacitar judicialmente y mantiene su capacidad de obrar, como me imagino es el caso, entonces puede proteger su patrimonio. Debe tener una discapacidad psíquica igual o superior al 33% o una discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%. Es una opción que incluso es aconsejable para personas que padezcan una dependencia de grado II o III, es decir, personas que necesitan ayuda dos o tres veces al día para realizar varias actividades básicas de la vida diaria como asearse, comer o vestirse por ejemplo (grado II) o, que por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan de una ayuda indispensable y continua de otra persona (grado III). Su finalidad es proteger el patrimonio (bienes inmuebles, pensiones, etc.) para asegurar la satisfacción de sus necesidades vitales. Este patrimonio no responderá de las deudas que contraiga su hermano. Puede solicitarlo usted mismo, debiendo tener su consentimiento, o lo puede solicitar él mismo, debiendo figurar claramente un administrador, usted o alguien de su confianza, con la obligación, claro está, de rendir cuentas anualmente.

-¿Hay más opciones de proteger a una persona que tiene una discapacidad sin incapacitarla?

Descartando la incapacitación, que es el recurso más drástico, pues es reconocer que una persona no está en condiciones para desarrollar su personalidad, desde que entró en vigor la Ley 25/2010, tenemos la figura del “asistente”. Es muy recomendable para personas que, a causa de una disminución no incapacitante de sus facultades físicas o psíquicas, solicitan a la autoridad judicial un asistente, es decir, una persona que en el ámbito personal procure por su bienestar. Me explico, si no puede por sí mismo realizar actos o decidir tratamientos médicos,  el asistente le ayudará; en el ámbito patrimonial le ayudará también a realizar gestiones bancarias o administrativas, por ejemplo. Con los años puede ser que, sin llegar a una situación de incapacidad, tengamos la necesidad de vender un patrimonio, sin entender bien todas las consecuencias que ello puede comportar, precisamente debido a cierta disminución en nuestras facultades físicas o psíquicas.  Según datos de la Generalitat, el 54% de personas que han solicitado valorar su grado de dependencia son menores de 80 años. Hasta el mes de junio del 2018 ha habido unas 23.000 solicitudes. Piense que año tras año incrementa el porcentaje, la población cada vez envejece más…

-Yo ahora gozo de salud, pero acudo a su despacho para que usted me informe qué puedo hacer si algún día, por vejez o enfermedad, puedo poner en peligro mi patrimonio. ¿Hay soluciones?

Varias. La más habitual es dejar nombrada a una persona o a una institución para que, llegado el momento, puedan administrar su patrimonio. La administración está sujeta a un control judicial y conlleva unas responsabilidades importantes si no se es diligente. Podemos dejar nombrado a un tutor/a para que nos ayude en el ámbito personal y patrimonial.

-Un compañero de trabajo casado me comentó que su esposa no le dio su consentimiento para que el banco hipotecara un piso, que es de su exclusiva propiedad, al adquirirlo por herencia de sus padres. ¿Es posible que siendo el piso de su exclusiva propiedad deba pedir consentimiento a su esposa para obtener un préstamo hipotecario?

Sí. La vivienda, cuando constituye un domicilio familiar porque en ella reside un matrimonio o una pareja estable (por haberse así constituido en escritura pública, o por la mera convivencia de más de años de forma interrumpida, o, aún sin estos años de convivencia haber nacido un hijo en común), está protegida. Me explico: para constituir una hipoteca sobre la finca, en garantía de la devolución de un préstamo, así como para cederla en uso a favor de terceras personas, o transmitirla a favor de un tercero, si ésta constituye su domicilio familiar, deberá contar con el visto bueno de la pareja o su cónyuge. El interés de la familia está por encima de su interés personal.

-En su día me divorcié y me atribuyeron el derecho de uso de la vivienda por vivir conmigo mis hijos, que en aquel momento eran menores de edad. ¿Puedo perder este derecho por haber alcanzado mis hijos la mayoría de edad aunque sigan dependiendo económicamente de mí?

Si el derecho de uso se le atribuyó a usted porque en el momento de su separación tenía la custodia exclusiva o compartida de sus hijos y usted no ha solicitado una prórroga seis meses antes de haber alcanzado sus hijos la mayoría de edad, puede que este derecho lo pierda. Si la vivienda le pertenece también a usted, eso no significa que alguien pueda imponer su salida forzosa, simplemente el copropietario, su excónyuge o expareja, le podrá solicitar una remuneración por un uso exclusivo y con ello una rápida liquidación del bien.

Las personas que, separadas o divorciadas, ostentan un derecho de uso sobre la vivienda por razón de la guarda de sus hijos (exclusiva o compartida), deben solicitar una prórroga judicial de este derecho si todavía persiste dependencia económica de los hijos, pero debe hacerse seis meses antes de alcanzar la mayoría de edad. Piense que el derecho de uso es siempre una medida temporal, nunca es indefinido.

-Usted roza los veinticinco años de especialización en Derecho de Familia. ¿Hemos avanzado en la tramitación de procesos judiciales?

Sí, hemos avanzado, pero el avance ha sido muy insuficiente. La administración de justicia es muy lenta y precisa tener jueces especializados de forma urgente. Los abogados de Familia hace años pedimos desde las asociaciones (SCAF y AEAFA) la creación de una jurisdicción de familia.

A lo largo de la vida, muy posiblemente afrontemos una o más separaciones y, con ello, varios procesos de revisión de medidas. Un divorcio, por ponerle un ejemplo, puede tardar meses hasta que no haya una primera resolución. Si durante este tiempo se sigue conviviendo bajo un mismo domicilio con o sin menores de edad, con dependencia económica de uno de los miembros, puede fácilmente imaginarse la tensión que se sufre y los daños colaterales que se generan. Desde luego el poder judicial no se ha ganado la confianza de una sociedad que precisa en esta materia una rápida resolución de conflictos, siendo precisa la especialidad de los jueces, letrados de la administración de justicia y fiscales, pues, como en todos los sectores de nuestra sociedad, se impone la especialización y el Derecho de Familia no es una excepción.

Artigas Advocats

C. Girona, 2, 3r, 1a, 08402, Granollers, Barcelona, Catalunya, España

www.artigasadvocats.com

938 604 343

938 604 028

Contacta con Artigas Advocats