Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

Monográficos Externos

Comunicación Empresarial

Oliva, un viaje de placer para todos los sentidos

Oliva, un viaje de placer para todos los sentidos

Oliva

Oliva es un municipio situado en un entorno privilegiado de la costa valenciana, con numerosas y espléndidas playas que se conocen en toda Europa por su naturalidad, belleza y calidad inigualables. Es un destino increíble para disfrutar de unos días de vacaciones en cualquier época del año.

Manantial "Font Salada"

Aquellos que deseen disfrutar de un baño en un espacio singular y natural pueden acercarse al nacimiento de aguas manantiales conocido como “Font Salada”, tanto en invierno como en verano, puesto que las aguas mantienen su temperatura durante todo el año. Sus aguas han sido reconocidas tradicionalmente como beneficiosas frente a las enfermedades dermatológicas.

Gastronomía

Está dominada por el arroz, que se cocina de diferentes maneras. Las más destacados son la paella valenciana de conejo, pollo y caracoles, la de habas y alcachofas, el arroz “a banda”, coliflor y bacalao y cebolla, la de pato de la marjal y la mixta de sepia. Otros platos autóctonos son las “Coques de pasta bona”, una pasta fina elaborada con harina de trigo y “Coques a l’escalfó”, que tradicionalmente se realizan de harina de maíz. Otra especialidad es la gamba con acelgas y el plato preferido de los olivenses, la “Pebrera Farcida” (pimiento relleno de arroz).

Oliva es una ciudad histórica de la comarca de La Safor, ubicada entre montañas, parajes naturales y a orillas del Mediterráneo. Su centro histórico cautiva, nos traslada a la época medieval más floreciente. Pasear entre iglesias, casas señoriales, museos y subir hasta el barrio morisco por sus típicas calles labradas sobre piedra es una verdadera maravilla. La Plaza de Alonso nos invita a disfrutar de tres rutas culturales mediante las cuales nos adentramos en el pasado de la ciudad y disfrutamos de un casco antiguo bien conservado y con muchísimo encanto.

Playas y dunas

Las playas de Oliva son de arena fina y dorada. De una belleza y naturalidad conocida  en Europa no sólo por su indudable valor paisajístico, sino también por su gran valor ecológico. Las dunas, pobladas de fauna y flora autóctona, son la principal defensa de las playas, un sistema vivo en constante movimiento y de gran fragilidad. En Oliva, conscientes de su singularidad, han implantado sistemas de gestión medioambiental para divulgar la importancia de este ecosistema y salvaguardar los cordones dunares que permiten preservar el equilibrio natural.

Parque Natural del Marjal

El Parque Natural del Marjal de Pego-Oliva es un humedal caracterizado por la excelente calidad de sus aguas. Se encuentra confinado entre los cauces de los ríos Bullent y Racons y limitado por las sierras de Mostalla, Segaria y Migdia. Fue una antigua albufera separada del mar por un amplio cordón dunar. Al pie de las sierras, las aguas inundan el parque dando lugar a manantiales y ríos que recrean paisajes de gran belleza.

Ya en el dominio del agua dulce, los “mansegars”, “bovalars” y “senillares”, conviven con las láminas de agua, dando origen a un mosaico de matas relucientes que albergan patos “collverds”, “bequerudes”, “camallongues”, “agrons”, “polletes” azules y “redonells”. Las limpias aguas de la Marjal son uno de los últimos refugios de los dos peces valencianos por antonomasia: el “samaruc” y el “fartet”.

Contacta con Oliva