Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

Monográficos Externos

Comunicación Empresarial

Huesca, un pasado milenario y un presente con estrella

Huesca, un pasado milenario y un presente con estrella

Huesca Turismo

La configuración urbana de Huesca invita a pasear por sus calles y plazas para descubrir monumentos relevantes y una gastronomía envidiable.

Huesca es el centro neurálgico de una zona privilegiada: desde las zonas subdesérticas de Los Monegros hasta las cimas del Pirineo, la provincia ofrece una excelente combinación del turismo relajado al turismo más activo. Alrededor de la ciudad existe una red de senderos para caminar, ir en bici o a caballo y aprovechar la ruta para visitar ermitas como la de San Jorge, Salas, Cillas, Jara, Santa Lucía, Loreto...; fuentes, albercas o el castillo de Montearagón.

En la ciudad son de visita obligada la Catedral-Museo Diocesano, edificio gótico de los s. XIII al XVI; la Iglesia y Claustro de San Pedro el Viejo, construidos en el s. XII y uno de los conjuntos más importantes del románico aragonés; así como los restos de la Muralla-Torreón construida por los musulmanes hacia el siglo IX.

Una gastronomía propia

Huesca ha sabido situarse en el plano gastronómico como una ciudad en la que se puede disfrutar de un excelente repertorio de especialidades gastronómicas propias. La proximidad de la huerta oscense hace que sus restaurantes cuenten con materias primas de la más alta calidad. Todo ello unido a los productos de caza y regado con los vinos del somontano.

Los platos típicos de la tierra son las migas a la pastora, la sopa oscense o de ajo, las legumbres y verduras, el salmorejo, el pollo al chilindrón, la trucha, el bacalao ajoarriero, el cordero a la pastora y el plato estrella: ternasco asado.

A Huesca también se la reconoce por la diversidad de bares y restaurantes para comer de "tapeo". Cuenta con el único bar de tapas que posee una estrella Michelín, el Tatau Bistró, dirigido por Tonino Valiente.

Los postres artesanos de la ciudad reclaman una especial atención, materializada en la "Ruta Dulce": un recorrido por las pastelerías de Huesca donde poder degustar exquisiteces reconocidas a nivel nacional como la Trenza de Almudévar.

Contacta con Huesca Turismo