Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

Monográficos Externos

Comunicación Empresarial

"Si algo se puede aprender de la situación que hemos vivido es que cualquier endeudamiento debe efectuarse bajo un criterio de prudencia"

Foto: Toni Santiso

Entrevista a Josep Maria Pou, abogado del despacho Pou Advocats (Girona)

Pou Advocats inicia su actividad en Girona, en el año 1983, vinculado principalmente al Derecho Inmobiliario y de la construcción, al Derecho de Daños y al de Seguros. Posteriormente ampliaría las áreas de especialización hacia el Derecho de Familia, el Derecho Mercantil y Bancario y el Derecho Penal, especialmente en su vertiente de delitos económicos y contra la ordenación del territorio. El equipo entiende la profesión al servicio de las pretensiones del cliente y no concibe el ejercicio profesional desvinculado de los valores de transparencia, lealtad, discreción y honestidad.

-¿Cuál es la clave para llevar materias tan distintas y obtener resultados exitosos?

La especialización, la formación continuada, la cohesión del equipo y la satisfacción colectiva del trabajo bien hecho siguen siendo los motores de nuestra organización. El éxito del caso depende en gran medida de la pericia de cada parte en la negociación y defensa de su posición ante los tribunales, y es en este punto donde hemos conseguido lograr un valor muy competitivo.

-¿Qué hacéis los abogados para evitar las injusticias, aunque la Ley sea imperfecta?

Ciertamente, la existencia de vacíos legales o la ambigüedad o desproporción de una norma pueden ser el origen de injusticias, lo que impone dificultades adicionales (de tiempo y coste económico) al objetivo de alcanzar una resolución justa del conflicto. No obstante, pesa sobre los abogados la responsabilidad de conocer y hacer uso de cuantos mecanismos sean necesarios para lograr hacer valer el principio de que las normas sean interpretadas en relación con el contexto y la realidad social del momento en el que han de ser aplicadas. El modo de sortear la injusticia será distinto según sea el momento y la causa que la desencadene. Puede ir desde la óptima gestión de los métodos probatorios que permitan esclarecer los hechos para hacer aflorar una verdad no evidente, a cuestionar ante el Tribunal la procedencia o no de la aplicación de determinadas leyes al caso concreto. Incluso, alguna vez, entraña el reto de atreverse a promover criterios de interpretación distintos que muevan al Tribunal a redefinir una  jurisprudencia consolidada.

-Ud. trabaja en ámbitos en los que se producen numerosos conflictos, como es el inmobiliario y el bancario…

La crisis financiera del 2007, con los primeros síntomas de las dificultades originadas por las hipotecas "subprime", acabó desencadenando una crisis económica sin precedente. La ausencia de cultura financiera y la falta de formación en materia de inversión abonaron la imprudencia de propios y extraños al sector de la construcción. Se agotó el modelo tras llevarlo a un punto de estrés. Si algo se puede aprender de la situación que hemos vivido es que cualquier endeudamiento, por barato que sea, debe efectuarse bajo un criterio de prudencia, ya que las inversiones con apalancamientos excesivos, en tiempos de crisis, pueden dar lugar a la imposibilidad de devolución de la deuda. Hoy, particulares y empresas asumen la necesidad del asesoramiento preventivo que es necesario para evitar conflictos judiciales posteriores.

-¿Se han derivado nuevas responsabilidades civiles tras la crisis?

Todos los conflictos que surgieron de la crisis han derivado, efectivamente, en nuevas disputas en las que se suelen exigir responsabilidades personales a los administradores de las sociedades, normalmente por reclamación judicial del impago de los préstamos y líneas de financiación en los que figuran como  avalistas. La persecución del patrimonio por parte de los acreedores que no han podido satisfacer su crédito, tristemente, ha derivado en tragedias económicas para muchas familias. Hemos de recordar que los administradores de las sociedades a menudo hacían lo imposible -acertadamente, o no- para salvar a su empresa. Y si sus decisiones no fueron las adecuadas, además de todos los esfuerzos realizados y la pérdida de un negocio en el que han invertido una vida, les han sido reclamadas, como colofón, responsabilidades civiles personales. Hoy las empresas tienen muy presente la crisis en sus decisiones, cobrando relevancia el asesoramiento en materia de cobertura de riesgos y análisis continuado de sus posiciones financieras, no ya para poder seguir accediendo al préstamo, sino para que las inversiones y la gestión del negocio no comprometan su pervivencia.

-¿Cuál es el gran problema a resolver dentro del ámbito de la Justicia?

El colapso de los Juzgados sería uno de los principales puntos en los que poner el foco. La resolución judicial es la manifestación última del ejercicio de la potestad de juzgar y cuando conoces las cifras que manejan algunos Juzgados y la insuficiente dotación de recursos, resulta heroica la calidad de las resoluciones que la gran mayoría de Jueces y Magistrados luchan por sostener.

Contacta con Pou Advocats - Girona