Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

Monográficos Externos

Comunicación Empresarial

"No es aconsejable calzar a un bebé que no gatea ni camina"

Foto: Marissa Gràcia

Entrevista a Miquel Àngel Baños, Director del Institut Català del Peu

La trayectoria del Institut Català del Peu en el ámbito sanitario, de más de 25 años, les permite ofrecer una gran diversidad de terapias mediante la tecnología más avanzada y una infraestructura de profesionales orientada a la atención multidisciplinar.

En el Institut Català del Peu utilizan sistemas de captura de movimiento óptico e inercial, escáner láser 3D, videografía en 2D con cámaras de alta velocidad, estudio computarizado de la marcha en estática y dinámica, etc. Están especializados en podología pediátrica, podología geriátrica, podología deportiva, pie diabético, podología laboral y ortopedia de la extremidad inferior.

-¿Cuáles son los principales problemas a resolver dentro de la podología pediátrica?

Hay una gran variedad de problemas o alteraciones. No obstante, destacan el pie plano valgo infantil, "genus valgus", y la enfermedad de Sever, que es caminar con los "pies hacia adentro" o en "puntillas", entre otras patologías comunes en la clínica diaria.

-¿Cómo suelen tratarse esas patologías?

En estos casos, normalmente los niños suelen presentar gran mejoría cuando se les trata con plantillas personalizadas. Estas plantillas personalizadas se adaptan a las necesidades de cada patología y características de cada niño.

-¿Se pueden detectar de forma precoz las desalineaciones que presenten los niños en los pies y en las piernas? ¿A qué edad?

Normalmente, suelen detectarse cuando el niño comienza a caminar. Es por ello que se recomienda visitar a un podólogo a partir de los 2-3 años, cuando el niño ya presenta una marcha estable. Las revisiones periódicas nos ayudan a detectar de manera precoz las posibles desalineaciones de pies y piernas.

-¿Qué hay que tener en cuenta en la etapa en la que empiezan a andar?

En la etapa de crecimiento los niños sufren grandes cambios de alineación, ya que desde el nacimiento hasta los 12 meses, edad en la que los niños empiezan a caminar, suelen presentar un geno varo fisiológico, más conocido como piernas en paréntesis. A partir de esta edad las piernas se alinean hasta los 3-4 años y, posteriormente, disminuye hasta los 7 años, edad en la que presentan una forma similar a la que tendrán en la etapa adulta. Por ello la importancia de tener un seguimiento evolutivo durante el crecimiento del niño.

-Algunos profesionales consideran que calzamos a los niños demasiado pronto.

Calzar a un bebé que no gatea ni camina no es aconsejable, ya que desfavorece el correcto crecimiento de las diferentes estructuras del pie, así como el desarrollo de la fuerza muscular y la propiocepción.

-¿Cómo debe ser el primer calzado?

El pie del niño está en continuo crecimiento y desarrollo, por lo que la elección de un buen calzado es importante. En muchas de las ocasiones, cuando escogemos un zapato nos basamos en la estética; no obstante, habría que darle mayor importancia a un calzado resistente, flexible y con buena sujeción mediante velcro y/o cordones.

-¿Durante la infancia se pueden resolver todas las patologías en los pies de los niños?

Los huesos de los niños no están osificados hasta que llegan a la madurez. Esto nos proporciona una gran ventaja a la hora de intentar corregir o evitar que evolucionen las diferentes patologías o alteraciones biomecánicas. Es por ello que se recomienda acudir a un centro podológico a fin de realizar un buen estudio clínico y prevenir alteraciones posturales. Un buen diagnóstico a tiempo nos facilita la detección de alteraciones estructurales y funcionales propias de la edad. Esto conlleva la aplicación del tratamiento más adecuado a cada caso en edades tempranas, consiguiendo así un resultado más eficaz.

Institut Català del Peu

C/Rosselló 335, local, 08037, Barcelona, España

www.institutcataladelpeu.com

934 582 375

Contacta con Institut Català del Peu