Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

Monográficos Externos

Comunicación Empresarial

La residencia Azurimar Barcelona reforma sus instalaciones para mejorar la atención

La residencia Azurimar Barcelona reforma sus instalaciones para mejorar la atención
Natalia Royo, directora de la residencia Azurimar
Natalia Royo, directora de la residencia Azurimar
FOTOGRAFÍAS: TONI SANTISO

Aplus Santé

Sólo han pasado 9 años desde su inauguración, pero la residencia Azurimar Barcelona, ubicada en el Vall d'Hebron, se reinventa. Pese a tener unas instalaciones modernas y funcionales con 88 plazas y en las que 50 profesionales ofrecen a los residentes unos cuidados de primer nivel, la dirección ha decidido reformarla íntegramente para cumplir con la nueva filosofía de la matriz francesa: volcarse en el nuevo modelo de atención gerontológica, centrado en las personas.

Una sala Snoezelen para estimular los sentidos

Entre las nuevas instalaciones con las que contará la Residencia Azurimar Barcelona destaca la sala Snoezelen o de estimulación sensorial. El concepto se creó en Holanda a finales de los años 70 y se trata de un recurso que permite a sus usuarios mejorar sus capacidades sensoriales a través de la acción y la experimentación. En las salas Snoezelen. el sujeto se convierte en el protagonista de sus propios aprendizajes y el terapeuta actúa como mediador del proceso. Las salas cuentan con entornos llenos de estímulos controlados que favorecen la percepción de sensaciones y ayudan a adquirir el aprendizaje por medio del descubrimiento, lo que produce un desarrollo armónico y global.
Natalia Royo, su directora, nos explica a qué se debe la reforma integral que no sólo es de aspecto: "en los últimos años las residencias se han guiado por un modelo demasiado hospitalario, más centrado en las enfermedades que en las personas. Con unos servicios que, pese a ser de alta calidad como los nuestros, han sido muy unitarios y poco personalizados, el modelo está cambiando y nosotros vamos a hacerlo aquí."
 
La reforma integral va a comenzar por sus instalaciones, a las que se les va a dar una estética más moderna. Se van a modificar todas las habitaciones, dobles e individuales, adaptando todavía más sus baños y cambiando el mobiliario íntegramente. Se crearán dos comedores diferenciados, mejorando el espacio del restaurante. Se crearán nuevas salas de estar; se remodelarán los tres jardines desde donde existen unas espectaculares vistas de Barcelona y, por último, se remodelarán las dos nuevas unidades psicogeriátricas, además de contar con una sala multisensorial Snoezelen.
 
Como espacios comunes también se remodelarán las salas de fisioterapia, formación, audiovisual, cafetería y lectura y se mejorarán los servicios complementarios de peluquería y de podología. "Las obras comenzarán en este mes de octubre, durarán diez meses, y al realizarse por fases no van a suponer ningún menoscabo a la calidad de vida de los residentes, quienes serán los primeros en disfrutar de las nuevas instalaciones", nos explica la directora. 
 
Hacia un modelo de excelencia asistencial
 
Pero el verdadero cambio no va a ser solo físico. Natalia Royo nos explica que las pautas del modelo pasan por "centrar la asistencia en el tipo de vida de cada persona, procurando replicar todos los aspectos positivos de la vida de nuestros usuarios antes de venir a nuestra residencia, realizando para ellos, siempre con el apoyo de la familia, actividades muy individualizadas y muy acordes con el nivel de autonomía y dependencia."
 
Para ello va a tener un papel fundamental el equipo de profesionales formado por enfermeros, un médico, un fisioterapeuta, una terapeuta ocupacional, una educadora, una trabajadora social y un psicólogo. Junto a ellos, una unidad de Alzheimer, sin olvidar a los auxiliares en geriatría y el personal de limpieza, de lavandería, mantenimiento y de cocina propia y comedor, siendo la cocina un aspecto muy importante. "La alimentación es un punto importantísimo y un complemento para un estado físico saludable y equilibrado. Nuestras dietas están diseñadas por una dietista, que junto con el responsable de cocina se encargan de llevarlas a cabo, contemplándose todo tipo de dietas."
 
Por último, Natalia Royo nos explica la importancia de las familias en este proyecto: "no podemos cuidar a las personas mayores sin la complicidad y la ayuda de sus familias. Azurimar es una residencia abierta. Los hijos y nietos vienen a comer con sus padres y abuelos, realizamos fiestas, salidas comunes y siempre estamos a punto para las visitas. Y lo mismo ocurre con el tejido del barrio, ya que realizamos proyectos con escuelas, como el proyecto Aprenem Junts con los alumnos de ESO de la Escola Sadako, así como con otras asociaciones vecinales."

Aplus Santé

C. Natzaret, 16, 08035, Barcelona, Barcelona, Catalunya, España

www.azurimar.cat

934 343 095

Contacta con Aplus Santé

Validation Code: