Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

Monográficos Externos

Comunicación Empresarial

"Una consulta urológica integral es el mejor seguro para una mayor calidad de vida"

Foto: Toni Santiso

Entrevista a Dr. Óscar Bielsa y Dr. José Antonio Lorente, responsables del servicio de Urología en el Hospital Quirónsalud Barcelona

Aunque el número de hombres que visita al urólogo aumenta cada año, existe aún cierta reticencia para consultar al especialista, cosa que es clave para el diagnóstico precoz de enfermedades como el cáncer de próstata. Los seis miembros del servicio de Urología en el Hospital Quirónsalud Barcelona cuentan con formación especialista vía MIR y una amplia experiencia profesional en el sector público y privado. Hablamos con los Dres. Bielsa y Lorente, al mando de un equipo que se caracteriza por la competencia de sus miembros, la puntera dotación tecnológica y la vocación orientada hacia el buen trato al paciente.

La salud sexual del varón

En primer lugar, al ser el tumor de testículo frecuente entre los 20 y 30 años, cabe destacar la importancia de que los jóvenes consulten al urólogo ante la aparición de cualquier bulto o tumoración en los testículos, ya que muchas veces se retrasan diagnósticos de tumores testiculares, casi siempre por falso pudor. "Es preferible una consulta ante cualquier anomalía que termine siendo algo banal que no hacerlo y retrasar el diagnóstico de algo grave", explica el Dr. Bielsa. En segundo lugar, hay un nuevo repunte en el diagnóstico de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Al respecto, el Dr. Lorente apunta que "hay que insistir en el asesoramiento y la educación sexual integral como las herramientas de prevención ante estas enfermedades y consultar al urólogo ante cualquier duda o sospecha".

Y finalmente, el tema de la disfunción eréctil, la disfunción sexual masculina más frecuente. Se define como la incapacidad o la dificultad repetida de lograr o mantener una erección suficiente como para mantener una relación sexual satisfactoria. No es un problema vital, pero puede suponer un impacto negativo en la calidad de vida y en la de la pareja. Ahora sabemos que puede incluso ser el síntoma inicial de otras afecciones sistémicas más severas, como algunas enfermedades cardíacas, por lo que proponemos una consulta al urólogo en cuanto se detecten las primeros problemas para una evaluación adecuada y un tratamiento precoz.

"Es recomendable una visita esporádica por debajo de los 40 años y anualmente para hombres mayores de 50"

-¿Qué es la urología y qué importancia tiene la prevención?

La urología es una especialidad médico-quirúrgica que diagnostica y trata las enfermedades que afectan al aparato urinario de ambos sexos, así como cualquier alteración del aparato genital masculino. Abarca aspectos médicos y quirúrgicos en el tratamiento de los diferentes problemas que afectan a estos órganos, así como de la prevención y el fomento de la salud sexual en general. Uno de los aspectos que se ha desarrollado más es el diagnóstico precoz, que puede prevenir o anticipar los síntomas de las distintas enfermedades que pueden ir apareciendo con el paso de los años. Por ello, una detección realizada a tiempo y en una consulta integral es el mejor seguro para una mayor calidad de vida. Aunque el número de hombres que visita al urólogo aumenta cada año, existe aún cierta reticencia para consultar al especialista, a diferencia de las mujeres que consultan más al ginecólogo en materia preventiva. 

-Por lo tanto, ¿quién debe acudir al urólogo de manera preventiva?

En principio, los hombres en general, al ser el urólogo considerado el especialista encargado de la salud del varón. De forma concreta, es recomendable una visita esporádica por debajo de los 40 años y anualmente para hombres mayores de 50.

-¿Y la mujer?

En efecto, no es una especialidad sólo de hombres. La urología femenina abarca todo lo relativo a temas muy frecuentes en las mujeres como por ejemplo, las infecciones de orina o los problemas del suelo pélvico, como la incontinencia. Existen también motivos de consulta comunes con los hombres, como los cálculos renales o los tumores de riñón y vejiga.

-Al margen de la prevención, ¿cuáles son los motivos más habituales de consulta en el hombre?

Depende de la edad. En menores de 40 años temas relacionados con anomalías en la exploración del aparato genital, estudios de fertilidad o relacionados con enfermedades de trasmisión sexual. A partir de los 40 años empiezan las consultas relacionadas con trastornos urinarios o con la salud prostática. 

-¿Qué tipos y qué frecuencia de trastornos de la próstata existen?

La más conocida y temida es el cáncer de próstata, del que cada año en España se diagnostican más casos y es el tumor más frecuente en los hombres. Aunque no existe ninguna causa desencadenante, la edad es el principal factor de riesgo, ya que la mayoría de los casos se diagnostican en mayores de 50 años. Al margen de poder sufrir un tumor, se sabe que el 50% de los hombres mayores de esta edad reconocen algún trastorno para orinar. Esto es debido, casi siempre, a un aumento en el tamaño de la próstata, la llamada hiperplasia benigna de la próstata (HBP), que padecen en nuestro país unos 5 millones de hombres. Por último, en hombres más jóvenes es más frecuente la inflamación de la próstata, conocida como prostatitis. 

-¿Cuál es su consejo para la revisión prostática?

Aconsejamos valorar el estado de salud de la próstata mediante una consulta al urólogo a todos los hombres mayores de 50 años. Los controles anuales permiten restablecer la calidad miccional en caso de sufrir HBP y diagnosticar el cáncer de forma precoz en más del 90% de los casos. 

-¿Cómo se realiza el diagnóstico? 

El estudio de la HBP se realiza fácilmente sin pruebas agresivas: mediante un cuestionario sobre los síntomas, un análisis de sangre, una exploración física, una ecografía urológica y una prueba miccional que mide la presión del flujo urinario y la posible retención de orina en la vejiga. Por su parte, el diagnóstico del cáncer se basa en unos análisis de sangre y eventualmente en una biopsia diagnóstica. Cada vez más, realizamos previamente una resonancia magnética para identificar zonas sospechosas.

-¿Qué avances se han producido en el tratamiento de la HBP?

Se tratan sobre todo de avances tecnológicos que han permitido que las terapias sean mucho menos agresivas. Actualmente existen tratamientos farmacológicos eficaces, pero cuando se requiere cirugía, el empleo del láser se ha convertido en el nuevo estándar de tratamiento. Hoy día la HBP debe tratarse preferentemente con láser siempre que sea posible, ya que consigue excelentes resultados con la mínima agresión para el paciente, ingresos de corta duración y rápida recuperación. 

-En cuanto al cáncer de próstata, ¿qué avances se han producido?

Desde el punto de vista diagnóstico y pronóstico, aplicamos nuevos análisis en la sangre, en la orina y en el tejido que nos permiten estudiar genes relacionados con la agresividad del tumor para poder ofrecer un tratamiento mucho más específico. También para el diagnóstico integramos la información funcional y molecular proporcionada por la resonancia de alta resolución en el momento de realizar tanto la biopsia como el estudio previo al tratamiento. En cuanto a los avances en el tratamiento de este cáncer, el escenario es muy parecido y el desarrollo tecnológico de los últimos años ha permitido lograr mejores resultados con la menor agresividad posible. Nosotros realizamos siempre que podemos el tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo mediante laparoscopia convencional o asistida por robot. 

-¿Cuáles serían sus consejos generales sobre la salud prostática?

Evitar la obesidad y disminuir el consumo de alcohol, realizando ejercicio físico de manera regular y haciendo revisiones esporádicas por debajo de los 40 años y anualmente para hombres mayores de 50.

Contacta con Urología Bielsa & Lorente

Validation Code: