Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Gaceta de los Negocios

Entrevista a Marcos García-Montes, Fundador del BUFETE JURÍDICO MARCOS GARCÍA-MONTES

"El pueblo juzgado por el pueblo es la máxima expresión de la democracia"

Marcos García-Montes considera que el empresario está desprotegido en nuestro actual sistema judicial

El despacho del famoso abogado enmarca su actividad en la prevalencia de los derechos humanos Hacer valer los derechos humanos es la filosofía del bufete jurídico Marcos García-Montes, por donde han pasado algunos de los casos con mayor resonancia mediática de la jurisprudencia española. Los abogados que componen el despacho tienen que cumplir tres condiciones: ser buenos juristas, personas con vocación y tener humanidad para poder entender a los clientes que defienden. García-Montes nos da su punto de vista sobre el sistema judicial y legal español.

¿Cómo definiría el sistema penal de nuestro país?
Es un sistema muy garantista de los derechos humanos, posiblemente entre los primeros del mundo, y buena prueba de ello es el caso Guantánamo, donde yo intervine, que en julio de 2006 absolvió al talibán español “Hmido”. El Tribunal Supremo, a petición nuestra, tuvo la valentía de condenar la situación de los presos de Guantánamo.
El sistema penal también tiene sus problemas, como la masificación, pero yo creo que la ley del jurado ha traído nuevas expectativas. Los que somos juradistas la añorábamos, ya que el pueblo juzgado por el pueblo es la máxima expresión de la democracia.

Usted es un abogado de personas de gran relevancia empresarial. ¿Está el empresario especialmente expuesto a un mayor riesgo de tener problemas jurídicos? Desde el Código Penal de 1995 se han criminalizado conductas mercantiles, societarias e incluso laborales, de tal forma que, hoy en día, si un abogado quiere sentar en el banquillo al consejo de administración de una compañía o a un órgano rector, lo sienta inmediatamente. Con esta nueva ley los empresarios están completamente desprotegidos, si bien es cierto que hay conductas dignas de alabanza, como por ejemplo los delitos sociales contra la seguridad de los trabajadores.

¿Qué opina de la aplicación de leyes de ámbito penal a empresarios en cuestiones relacionadas con el medio ambiente?
Me parece que nuestro código penal está bien ordenado, aunque hay discrepancias. Yo estoy a favor de que a las empresas que producen vertidos y daños a la ecología se las pueda sancionar. Pero hay otro tipo de delitos, como las construcciones, que deberían empezar y acabar en la vía civil o administrativa.

En el caso Fago, en el que Santiago Mainar se inculpó de la muerte del alcalde Miguel Grima, ¿cómo se realiza la defensa? ¿Qué consideraciones éticas, al margen de las legales, suscita?
Los abogados somos profesionales que defendemos a la persona, no al delito, ni hacemos sociedades con los delincuentes. Nuestra labor es sólo jurídica y la gente no logra entender que a mí no me importa lo que haya hecho mi cliente, sino que me importa lo que se le prueba a mi cliente dentro de un proceso. Desde hace más de 10 años estamos ganando la mayoría de los procedimientos por violación de los derechos humanos o derechos fundamentales, por ejemplo, una intervención telefónica, unas declaraciones o un registro mal hechos.
 En el caso Fago, Santiago Mainar se inculpa de la muerte del alcalde Miguel Grima en una declaración que es absolutamente inviable por muchos motivos, por lo que nosotros mantenemos que es una mentira que dijo porque estaba harto de que el pueblo entero estuviese sometido a sospecha. Está claro que, pese a su versión, no fue él.

¿Cuál es, o debería ser, la relación entre ética y legalidad?
En mi despacho somos aconfesionales, únicamente tenemos como meta los derechos humanos. La ética de nuestros abogados tiene dos principios fundamentales en la profesión, que son la independencia y la libertad en el ejercicio de la abogacía. No podemos hacer abogacía a la carta. La gente tiene que entender que la abogacía es la máxima expresión de la democracia.

¿Qué dificultades añadidas presentan los casos en que confluyen intervenciones de varios países?
En el caso Guantánamo el problema que hubo fue que la policía española, sin que la enviara el juez Garzón ni el Consejo General del Poder Judicial, apareció por allí y entrevistó a mi cliente y al cónsul, y esto lo invalidó el Tribunal Supremo. Hay muchos conflictos en Derecho Internacional sobre todo en tema de secuestro de menores y separaciones de personas que tienen residencia en España y otro país, sobre todo en países árabes. Cuando termina la vía nacional podemos acudir a la Comisión Europea de los Derechos Humanos de Estrasburgo o al Comité para los Derechos Humanos de la ONU de Ginebra, las dos opciones que nos permite la legislación internacional.

¿La Unión Europea funciona como si fuera un solo país en relación a la aplicación de la legalidad?
El Consejo de Europa unificó a los países de la Unión Europea, y aquellos que han firmado la Convención de los Derechos Humanos de Roma de 1950 tienen obligaciones y derechos. El derecho de los ciudadanos se traduce en que una vez que se termina el Recurso de Amparo del Tribunal Constitucional puedes acudir a Europa, como nosotros hicimos con el caso Rumasa, que ganamos en junio de 1993.  

_________________________________________________
Un abogado medíatico

Marcos García-Montes es sin duda uno de los abogados más conocidos en nuestro país, y sin duda también uno de los más particulares. En el Tribunal Supremo llegaron a decirle que era un “abogado romántico”, aunque el comentario conllevaba un tono un tanto crítico. “Y otro magistrado amigo”, cuenta García-Montes, “también me dijo que mi problema era que yo me metía demasiado en los asuntos, cuando para mí es todo un halago. Otro me comentó, hace 30 años, que yo iba 20 años por delante de los abogados españoles”. Pero lo cierto es que ya lleva 37 años ejerciendo su profesión.

__________________________________________________
Contra el maltrato, educación

Marcos García-Montes, preguntado acerca de la nueva legislación sobre la violencia de género, afirma que “la legislación es cuestionable, porque no se equipara al hombre y a la mujer. Yo he tenido problemas, incluso personales, por llamar terroristas domésticos a los que matan o lesionan a las mujeres, y a los que quiebran su autoestima con insultos y vejaciones. Y también he tenido problemas con mujeres a las que he dicho que también es terrorismo pegarse un cabezazo contra la pared por recomendación de su abogado y decir que ha sido su marido. Me parece igual de impresentable, porque no se pueden frivolizar las situaciones tan dramáticas que están ocurriendo en España”.
Según el letrado, “la solución pasa por una justicia preventiva y no retributiva, es decir, educar a los ciudadanos en que todos somos iguales y que hombres, mujeres y homosexuales tienen los mismos derechos y obligaciones, aunque seamos distintos”. En cuanto al discutido sistema de cuotas por razones de género, García-Montes lo desaprueba: “Colocar a hombres y mujeres florero por el simple hecho de ser mujer o hombre, y no por sus conocimientos, es demencial, lamentable y una frivolidad”. 

Bufete Jurídico García-Montes

Fernando El Católico, 3 1º-B Izq. - 28015 Madrid , España

www.marcosgarciamontes.com

914 477 942

915 941 277

Contacta con Bufete Jurídico García-Montes