Síguenos en: Facebook Twitter Linkedin Youtube GPlus

La Gaceta de los Negocios

Entrevista a Juan Ignacio Echano, Decano de la Facultad de Derecho de la UNIVERSIDAD DE DEUSTO

"Mediante la formación, el jurista de nuestro tiempo debe dar respuesta a los problemas reales de la vida social"

No sólo es fundamental el aprendizaje de materias básicas para el ejercicio de la profesión como jurista, es indispensable conocer los ámbitos reales y el desarrollo de habilidades para desenvolverse en la profesión, fuera de las aulas. Ésta es la opinión del Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Deusto, Juan Ignacio Echano, quien nos habla de ésta y de otras cuestiones relacionadas con la formación de futuros profesionales en esta entrevista.

En su opinión, ¿qué debe comprender la formación de un jurista?
Entieno que debe partir de una base sólida de carácter generalista que permita construir posteriormente sobre ella una especialización. Es preciso que nuestros estudiantes conozcan bien las materias fundamentales de los estudios de Derecho, pero también que tengan capacidad de actuar con esos conocimientos de forma integrada; que sepan resolver los problemas que presenta la vida social en sus distintos ámbitos.

La formación que se ofrece en la actualidad en España, ¿se adapta a las necesidades cambiantes del entorno?
Lo antes comentado se ha descuidado tradicionalmente en España. La capacidad de dar respuesta a los problemas reales de la vida social es el criterio que nos permite saber si damos una formación adecuada al jurista de nuestro tiempo.

Hablando de la Universidad de Deusto… ¿Cuáles son los planes educativos que la distinguen en el estudio del Derecho?
Nuestra facultad ha venido manteniendo y va a seguir haciéndolo unos rasgos que son los tradicionales y significativos de nuestra formación. Vamos a continuar con nuestra atención al mundo de la actividad económica de la empresa y ello tanto en el grado como en el postgrado. Por otra parte, pretendemos incrementar la oferta docente de asignaturas en inglés que ya tenemos, mantener los intercambios internacionales e incrementar la impartición de cursos complementarios en colaboración con universidades europeas y norteamericanas. Ofertaremos los másters que venimos impartiendo, en los que se profundiza en la atención a la actividad económica. Indiscutiblemente la formación integral orientada más allá de lo estrictamente académico, orientada a actitudes y valores, es uno de los rasgos de nuestra identidad.

Todo ello apunta a la adaptación de los planes aprobados en el proceso de Bolonia…
Sí. Veremos cómo emplean las facultades de Derecho el margen de libertad que otorgan las normas a la hora de elaborar cada una su oferta formativa, pero creo que la mayoría optaremos por una formación generalista y que, por tanto, los contenidos no sufrirán grandes variaciones salvo en extensión. El propósito es orientarse al logro, no ya de conocimientos, sino, como decía antes, de las competencias y capacidades propias de los profesionales del Derecho. Ello nos permitirá una mejor aproximación jurídica a la realidad.

¿Qué repercusión están teniendo en el desarrollo jurídico las novedades tecnológicas?
El Derecho de las TIC se va conformando como una especialidad dentro de las profesiones jurídicas. Las nuevas tecnologías nos están abriendo unos caminos muy interesantes para la formación de los alumnos. Este año, una profesora de la Universidad de Fordham ha impartido en nuestra facultad la asignatura “Introduction to US Law” por videoconferencia a plena satisfacción de los alumnos. Los centros universitarios que apostamos por la formación presencial no renunciamos a impartir cursos en esa modalidad.

Asistimos a una expansión del arbitraje. ¿Puede considerarse como una alternativa a la aplicación de la ley?
Tanto el arbitraje como la mediación están viniendo a primer plano aunque todavía no tienen la frecuencia que han alcanzado en otros países. Son medios de resolución de conflictos que tienen importancia. No en vano, acercan a los ciudadanos la solución del conflicto, abaratan costes, reducen tiempos y evitan las rupturas definitivas en las relaciones comerciales y, en ocasiones también, las personales. Pero como todo, entrañan su riesgo: a veces las empresas potentes imponen condiciones y la parte débil puede quedar menoscabada.

_____________________________________________________
Formarse en Deusto

La Facultad de Derecho de Deusto cuenta con una gran tradición, son más de 120 años de actividad y, al mismo tiempo, apuesta fuerte por la innovación. El profesorado es atípico respecto de otras universidades españolas, pues está formado por académicos y profesionales de prestigio.  En el ámbito de los postgrados, tiene gran importancia la oferta de másters, en total cinco propios:
• Máster en Abogacía y práctica Jurídica, se adelanta a lo previsto por la ley de acceso a la profesión de abogado y procurador, que se imparte conjuntamente con el Colegio de Abogados de Vizcaya.
• Máster oficial en Derecho de la Empresa, de carácter interuniversitario, en colaboración con la Facultad de Derecho de ESADE y con ICADE.
• Máster oficial en Asesoría Fiscal, de corte claramente profesionalizante.
• Máster oficial en Derecho Marítimo y Gestión de Empresas Marítimo-Portuarias, impartido en colaboración con la Escuela de Administración Marítima del Gobierno Vasco y que se imparte también en Panamá con la Universidad de Nuestra Señora de la Antigua.
• El próximo curso iniciará su andadura un máster nuevo, en inglés, el European Masters in Transnational Trade Law and Finance, bajo las auspicios de la UE; es un Erasmus Mundus fruto de un consorcio de universidades en que se trabaja conjuntamente con la Universidad de Tilburg (Holanda), Strasbourg (Francia) y con el Institute for Law and Finance, adscrito a la Universidad de Frankfurt (Alemania).

Contacta con Universidad de Deusto